La población de perdices crece y se reduce la de conejos

Fuente: lavozdegalicia.es

Los cazadores suelen calificar la primera jornada como la peor. «Lo mejor llega después», dicen. Y pese a no tratarse de una apertura de excesivas capturas, o de muchos tiros (siempre va por barrios), algunos montes de Galicia sí refrendaron las expectativas de las semanas anteriores, con numerosos avistamientos y alguna pieza para el morral. Y multitud de aficionados, pues el día fue calificado de perfecto para la especialidad.

 

En la comarca del Deza el tiempo acompañó en una mañana sin lluvia y que hizo agradable la salida al monte, aunque no fue así en la zona de A Estrada, donde los cazadores se quejaron de la lluvia y la niebla, que se unió a la escasez de piezas. Los responsables de los cotos de la zona resaltan los daños producidos por la peste que diezmó considerablemente la población de conejos y que amenaza la temporada de caza mayor, donde son mayoría los aficionados a la caza del conejo frente a los de la perdiz.

Aunque ayer los cazadores pudieron llevarse algunos conejos a casa, los presidentes de las sociedades recuerdan que es normal que en la primera jornada de caza se vean piezas, pero destacan que la realidad es que quedan pocos ejemplares en la zona. En Lalín, el presidente de la Sociedad de Caza, José Luis Gil, destacó sobre todo las capturas de perdiz. En Cruces, se mostraban encantados con la jornada. La nota luctuosa la ponía la muerte de un perro de perdices para el que era su primera salida al monte. El animal siguiendo un rastro se subió a un talud, resbaló y cayó desde una altura de unos 60 metros. Y en Silleda la situación fue similar, con un tiempo que hizo posible que los perros trabajasen bien y siguiesen los rastros y con pandillas que abatieron varias piezas. En A Estrada el presidente de la Sociedad de Caza Río Ulla, Miguel de la Calle, destacó la práctica ausencia de conejos y apuntó que algunos cazadores le comunicaron que habían visto buitres por la zona de Sabucedo. Desde A Estrada se reclama a la Administración más ayuda para repoblaciones, una opinión que comparten otros responsables de asociaciones de la zona.

Y también en otras latitudes de Galicia. Los cazadores de la Costa da Morte también destacaron ayer la superpoblación de perdices mientras que las enfermedades parecen haber diezmado el número de conejos y liebres a causa de las enfermedades. «A poboación de coello minguou moito por mor da hemorráxica vírica», señaló José María Álvarez, presidente del tecor de Coristanco.

Mazaricos alberga uno de los mayores tecores de la provincia de A Coruña, con casi 20.000 hectáreas pero en toda su extensión ayer el mal tiempo apenas dejó disfrutar a sus socios. «As capturas foron poucas. Nós matamos unha lebre e vimos un faisán que se nos escapou. Ao resto de cuadrillas pasoulles un pouco o mesmo. Haberá que esperar ao domingo que ven e a que faga bo tempo para ver como está a cousa», apuntaban Julio París y José Manuel Martínez, de la sociedad El Halcón.

Los más de doscientos miembros de la sociedad de Noia y Lousame se encontraron con menos piezas de las esperadas después de la suelta de perdiz y faisán realizada hace tres meses. Los que fueron al conejo tampoco encontraron muchos. En la jornada del sábado, la de entrenamiento, sí apareció más caza que ayer.

Sin visión en la Curota

En Porto do Son, la espesa niebla impidió a los cazadores subir a la parte más elevada de la sierra, con puntos como la Curota y el Iroite. Los que salieron no encontraron mucha caza y se mostraron un tanto pesimistas al concluir el día.

Deja un comentario