Buenas perspectivas de caza si se actúa con prudencia

Fuente: diariopalentino.es

Los cazadores vistieron ayer sus mejores galas para disfrutar de una nueva temporada en la provincia. La climatología, la situación del campo y las poblaciones de caza menor que, en general, han tenido una buena cría, permitieron que el primer día de  caza se convirtiera en todo un lujo para los aficionados a esta actividad.

 

Después de algunas temporadas malas por culpa del tiempo, a lo que se sumaban las pocas piezas disponibles en el campo, este año las tierras verdean y vuelven a mostrar una verdadera otoñada y todo parece apuntar a un buen periodo de caza abundante en piezas.

«La temperatura ha sido muy buena, ha caído el agua justa y se ha criado muy bien, por lo que se dan las condiciones adecuadas para que sea una temporada muy buena», señala Esperanza García, jefa de la Sección de Vida Silvestre de la Junta.

«Pero de igual manera», añade, «es importante que se practique la caza con prudencia, que se limiten los días en los cotos y así la población pueda pasar este año y seguir aumentando la temporada que viene».

Apela, pues, a la responsabilidad de los dueños de los cotos, para que sean ellos quienes los regulen y limiten los días de acceso. «Muchos ya lo hacen y eso beneficia a todas las partes, ya que si todo lo que se ha conseguido este año se echa por tierra, el próximo estaremos en las mismas condiciones», insiste Esperanza García.

«Hay que mimar el campo para dejar huella, ya que este año es clave para aprovechar los recursos y dejar una buena base para la temporada que viene», recalca la jefa de la Sección de Vida Silvestre de la Junta.

En esta misma línea se expresan desde la Federación de Caza de Castilla y León, cuyos responsables señalan que «cada coto deberá desarrollar la temporada de acuerdo con su plan cinegético vigente y según las existencias y situación poblacional de las especies». «Desde esta Federación recordamos a los gestores que las medidas que emprendan deben ir siempre encaminadas a una buena autogestión del terreno que afecte de forma positiva a las especies cinegéticas», precisan.

«Los cupos no son un capricho, provienen del cálculo de extracción de poblaciones para no mermar las posibilidades de futuras generaciones de animales de caza, como los horarios y las zonas de reserva que hay que implantar cuando la densidad poblacional lo recomienda», destacan.

José de Luis Cantero, presidente de la Federación de Caza de Palencia, tiene también claro que esta temporada que acaba de comenzar es «moderadamente mejor que la del año pasado». «Tampoco nos vamos a quedar sin cartuchos en dos días», puntualiza

Asegura que las poblaciones han mejorado mucho respecto a las últimas temporadas y confía en que se disfrute mucho en el campo.

Por especies, la reina de la caza menor en la provincia, la perdiz, ha criado muy bien y se ven polladas muy numerosas. Todo ello teniendo en cuenta que se partía de poblaciones muy bajas, ya que la temporada pasada escaseó en ejemplares.

En el caso de la liebre, aunque todavía no ha llegado a su nivel óptimo de ejemplares, está remontando de forma importante y ha experimentado un crecimiento acorde con la buena cosecha y el tiempo.

Por su parte, el conejo destaca por tener poblaciones bastante elevadas que, incluso en algunas zonas del Cerrato, llegan a ser abundantes. En este caso no es preocupante porque se trata de una especie de la que se alimentan otros animales y, en cualquier caso, su presencia está controlada.

Respecto a la caza mayor, Esperanza García reconoce que está en aumento desde hace años y no presenta ninguna problemática importante.

«No hay ningún problema de ejemplares», insiste. «El jabalí  está muy bien y el corzo va en aumento, especialmente de la mitad norte de la provincia hasta el sur, salvo en el norte debido a la abundante población de ciervos», dice.

Otro de los temas que preocupan cuando se habla de caza, especialmente a los ecologistas, es el furtivismo.  Afortunadamente, Palencia no es una provincia en la que haya que destacar incidentes importantes al respecto, aunque para evitarlo trabajan agentes medioambientales, celadores, Guardia Civil y Seprona.

Los casos que más se detectan en esta línea son los de pequeños furtivos que se exceden en los cupos o entran en otros cotos, pero según se indica desde la Junta, no son datos preocupantes y las bandas que operan en otras zonas no suelen llegar aquí.

Deja un comentario