Cangas de Onís reclama la eliminación del lobo en Cuana

El alcalde de Cangas de Onís, el popular José Manuel González, se reunió ayer con el director general de Recursos Naturales, Manuel Calvo, para reclamar un mayor control de la población del lobo en el concejo, así como la eliminación de cánidos en la zona de Cuana que, según explicó, «figura en el Plan de Gestión del Lobo como zona libre de estos animales y no lo está porque se están registrando daños que van a más», publica elcomercio.es.

Para controlar la situación, González propuso al responsable regional «hacer cumplir el Plan que establece entre sus directrices y actuaciones dar uso de armas a los guardas de los cotos para que trabajen junto a las cuadrillas de Recursos Naturales». Según apuntó el regidor, «en la normativa se habla de esta posibilidad en circunstancias excepcionales como las que estamos viviendo», insistiendo en que «hay que apoyarse en los guardas de los cotos de caza regionales».

El alcalde cangués consideró que «cualquier esfuerzo es poco» para erradicar los cánidos de estas áreas. «Está mermando la cabaña ganadera por la mala gestión del Principado y, al final, son los pastores, los ganaderos y los vecinos quienes están sufriendo las consecuencias de «no haber unas políticas clara para que se realice un seguimiento efectivo del Plan aprobado», indicó.

González lamentó que «cada año se están produciendo más daños» y aclaró que en el concejo cangués se diferencian dos zonas. El área Norte comprende la parte lindante con Ribadesella y Llanes, mientras que en el Sur se encuentra el Parque Nacional de los Picos de Europa. González confió en que «en la zona de Cangas libre de lobo (la Norte) cuando nos enteremos de un daño y avisemos a la guardia se haga un seguimiento intensivo hasta la eliminación de ese ejemplar». En este sentido, consideró importante la colaboración de los pastores y personas de la zona que conocen bien el terreno y los lugares donde suele estar el cánido, para facilitar así la localización y eliminación del animal.

Publicado en elcomercio.es.

Deja un comentario