Recuperados 29 perros sustraídos durante la temporada de caza

La Guardia Civil, especialmente a través de las pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), ha desarrollado -coincidiendo con la temporada cinegética-, una campaña de control de perros, de modo especial sobre los de razas utilizados como medios auxiliares de la actividad cinegética, que se ha saldado con la recuperación de 29 perros de raza galgo y podenco que habían sido sustraídos en Córdoba. La campaña comenzó el 9 de octubre de 2016 y se extendió hasta el pasado 13 de febrero de 2017, fecha en el que se inicia la veda general, publica eldiadecordoba.es.

El Instituto Armado informó ayer de que la campaña se ha articulado con dos líneas de trabajo. Por un lado, se articularon los procedimientos operativos de servicio para evitar la actividad delictiva (patrimonial y de maltrato animal derivada de esta) cometida contra los perros utilizados como medios auxiliares de caza, sobre todo de la raza galgo y podenco. En un segundo término, y una vez producidos, articular los cometidos para identificar y descubrir a su supuestos autores. Como segunda medida, la Guardia Civil explicó que también incrementó las medidas de policía administrativa respecto a las obligaciones legales para la tenencia de este tipo de animal de compañía, sobre todo respecto a identificación individual y condiciones higiénico-sanitarias, siendo receptores de las mismas las rehalas utilizadas en modalidades de caza mayor y las distintas partidas de caza menor denominadas “en mano” y la caza de liebre con galgo.

Junto a estas actuaciones, según la misma información, se intensificó el control administrativo de los requisitos que la actual legislación exige a los poseedores de este tipo de animales de compañía: la identificación individual mediante implantación de microchip, la cartilla sanitaria, los tratamientos veterinarios y, en su caso, por ser animal potencialmente peligroso, la licencia administrativa para su tenencia, además de seguro de responsabilidad civil, así como las condiciones para su paseo por las vías públicas (siempre con bozal y sujeto mediante correa no extensible). En total, a lo largo de la campaña se han desarrollado 107 inspecciones administrativas llevados a cabo sobre poseedores de perros. Como consecuencia de ellas, se han detectado 56 infracciones administrativas a la ley 11/2003, de protección de los animales de Andalucía, entre las que destacaron la posesión de perros careciendo de identificación individual mediante microchip y no administrar los tratamientos veterinarios obligatorios (vacuna antirrábica).

Publicado en eldiadecordoba.es.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.