Ganadero se querella contra Defensa Animal que lo acusó de maltrato

Uno de los perros del ganadero al que DAZ denunció por maltrato animal – Foto LOZ.

El ganadero propietario de siete perros y un rebaño de ovejas en Fariza, denunciado por la Asociación Defensa Animal Zamora (DAZ) en julio de 2015 por un delito de maltrato animal y absuelto por el juez, acaba de interponer una querella por injurias graves contra esta organización por las informaciones difundidas en las redes sociales (Facebook y blog) al respecto, publica laopiniondezamora.es.

Exige una indemnización de 21.000 euros por los daños morales sufridos a consecuencia de las graves acusaciones vertidas por DAZ, contra cuya presidenta también se dirige esta querella.
El escrito remitido al Juzgado apunta que “es totalmente falso” que el ganadero haya maltratado ni a las ovejas ni a los perros, que “ni están mal alimentados” ni incumplen los requisitos legales relativos a su bienestar, ya que “tenían microchip”, en contra de lo que puso de manifiesto en la denuncia la Asociación.

La Asociación denunció ante la Guardia Civil desnutrición y encadenamiento de los canes en un monte y heridas en las reses

Por lo que respecta a los siete perros que DAZ denunció que estaban encadenados a árboles en un monte público en Fariza, como difundió y denunció la Asociación Defensa Animal Zamora, para delimitar la zona de pastoreo y que las ovejas no pudieran transitar, en la querella se indica que “están todos con microchip y debidamente vacunados y alimentados”.
Las ovejas heridas que se mencionaban en la denuncia interpuesta contra el ganadero ni estaban enfermas, como se le recriminó, ni heridas por la falta de cuidado, sino como “consecuencia de la esquila reciente llevada a cabo en la explotación”. Las reses estaban “debidamente tratadas por los veterinarios” contratados por el industrial “e identificados y habían pasado los controles sanitarios de la Junta de Castilla y León”.
Los canes que estaban atados para cumplir la normativa de Castilla y León que indica que si no están con las ovejas deben permanecer de ese modo o en un recinto cerrado.
Desde DAZ se aseguró que alguno de los perros presentaba un estado de desnutrición evidente, “había algún mastín y parecía un galgo”, se indicó concretamente en manifestaciones hechas a este diario. Incluso, se llegó a indicar que en la zona había una cachorra de mastín en libertad y con problemas también de salud y se observó que la Ley impide encadenar perros en lugares públicos, en ese caso, un monte.
Por lo que se refiere a las ovejas, se indicó que, en el cercado existen, “una de ellas estaba agonizante; otra con una pata rota; otra con un boquete en la pata y una más tosiendo”. Los socios de DAZ hicieron fotos que colgaron en las redes sociales de la Asociación y grabaron vídeos antes de avisar a la Guardia Civil para llevar a cabo la denuncia contra su propietario.
Lo que explicó en agosto de 2015 la Asociación es que cuando los guardias volvieron al monte en el que estaban los animales, pasados unos 40 minutos desde que sus asociados estuvieron recogiendo la información in situ, ya no pudieron comprobar la existencia de ovejas enfermas, que habían desaparecido y los propietarios de la explotación estaban en la zona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.