Murcia abatirá más de mil arruís en Sierra Espuña en cinco años

Suenan tambores de guerra contra el arruí, el ungulado africano introducido en Sierra Espuña en 1970 con fines cinegéticos pero sobre el que pesa desde hace justo un año una sentencia del Tribunal Supremo que obliga a borrarlo del mapa por su condición de especie exótica invasora, publica laverdad.es.

La ejecución de este dictamen legal se traducirá en el abatimiento de más de mil ejemplares en el parque regional durante los próximos cinco años, según el Plan de Gestión para el Control y Erradicación de esta especie que ha preparado la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente, y cuya consulta se publicó el sábado pasado en el Boletín Oficial de la Región.

La estrategia de la Comunidad Autónoma -aún un proyecto de decreto, y en periodo de consulta pública hasta el 8 de mayo– tendrá dos fases: una de control, en la que intensificará el abatimiento de muflones del Atlas hasta “unos niveles que generen los mínimos perjuicios para el medio”, y otra de erradicación para eliminar al Ammotragus lervia de forma definitiva. La primera establece un cupo decreciente de abatimientos hasta el año 2021 -ver imagen a la izquierda-, cuando deberían quedar menos de cien individuos en el espacio protegido. Las hembras serán siempre el principal objetivo para reducir en lo posible la reproducción.

A partir de ese momento y con una densidad esperada de menos de dos arruís por hectárea, comenzaría la fase final, con un objetivo de entre 40 y 60 ejemplares anuales hasta que no quede ninguno. El operativo se haría de fuera del territorio hacia adentro para evitar la dispersión de animales, y no se descarta el uso de capturaderos como apoyo. Los cadáveres se dejarán en el monte, aunque con las medidas de seguridad suficientes para evitar riesgos sanitarios.

“No supondrá coste alguno”

Aunque este operativo se centra en Sierra Espuña, donde se localizan las principales poblaciones de arruí, el plan abarca toda la Región y se desarrollará paralelamente en las siguientes sierras: colindantes con Espuña (Muela de Alhama, Barrancos de Gebas, Tercia-Chíchar, Cambrón, Pedro Ponce y Madroño), centro de la Región (Lavia, Burete, Cabras y Quípar), Valle de Ricote y Vega Alta del Segura (Ricote, Oro, Almorchón y Palera), Noroeste (Gavilán, Pinar Negro, Bebedor y Los Calares), Alto Guadalentín (Gigante-Pericay-Almirez, Torrecilla-Peñarrubia y Zarza), Altiplano y Almenara.

El plan de erradicación de este ungulado invasor prevé dejar una población de solo 87 ejemplares en 2021 antes de abordar su eliminación definitiva.

La Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente (Oisma) no concreta el presupuesto de este plan de control y erradicación: “No supone coste alguno para la Administración”, se asegura en el texto, porque será ejecutado por personal de la Consejería: agentes medioambientales, auxiliares forestales, celadores de caza y servicios técnicos. El plan de gestión contempla, como medida excepcional, la creación de una bolsa de cazadores para que ayuden en los abatimientos.

También se propone la creación de una base de datos, accesible desde la web de Medio Ambiente, que recoja avistamientos de arruís facilitados por naturalistas, guardas de cotos y excursionistas, para favorecer la localización de los ungulados.

El plan de gestión contempla, como medida excepcional, la creación de una bolsa de cazadores para que ayuden en los abatimientos.

No será fácil acabar para siempre con el duro muflón norteafricano. En el propio proyecto de decreto se advierte de que “será muy difícil, si no imposible, pensar en una erradicación a medio plazo (10 o 20 años)”, tanto por las características orográficas de la Región como por el esperable cambio de comportamiento del arruí, “que se hará más esquivo y nocturno”.

Este plan de gestión podría quedar en agua de borrajas si prosperan diferentes iniciativas -científicas y políticas- para excluir el arruí del Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras. En ese caso, volvería a ser ‘indultado’ excepcionalmente en la Región de Murcia. Mientras tanto, la obligación legal es erradicarlo, por lo que la Oisma incluso ha pedido a la Dirección General de Desarrollo Rural y Forestal que suprima la Reserva de Caza de Sierra Espuña, inactiva desde 2013.

Publicado en laverdad.es.

One Comment

  1. Enviado por Raimundo Montero, presidente de Adhif.

    MUERTE DE ARRUÍS EN ALICANTE
    ¿Por qué de una vez por todas el tripartito valenciano no coloca a gente competente y que respeten la naturaleza al frente de la Conselleria de Medio Ambiente, sobre todo en lo relativo a montes, incendios, caza y no exterminio de la poca fauna existente? Desde ADHIF entendemos que la Resolución de la Directora Territorial de Medio Ambiente de Alicante, de fecha 18 de julio de 2016 (un mes después de la publicación en el BOE, día 17 junio de 2016, de la Sentencia 637 de 3 de marzo de 2016 del Tribunal Supremo), para abatir el arruí, sin limitación de edad ni sexo, en la provincia de Alicante, y por todos los medios posibles, (esperas diurnas y nocturnas, recechos, excepto los domingos, batidas, monterías, al salto, etc.) no se ajustaba a la legalidad ni respetaba la Sentencia 637 de Tribunal Supremo.
    La Sentencia anulaba la Disposición Adicional quinta del RD 630/2013 y la Orden 11/2014 de 4 de junio del Consell en todo aquello contrario a la Ley 42/2007 y al RD Ley 630/2013. Pero si no había, ni aun lo hay, ejecución de sentencia ni plan de exterminio, aprobado, justificado y presupuestado, ¿en base a qué justificación se envía a todos los cotos de la provincia una Resolución para exterminar el arruí, citando únicamente la Orden 16/2016 de 13 de julio, de Vedas 2016/2017, Disposición Adicional quinta de esta Orden de Vedas?, por la cual, toda la Comunidad Valenciana quedaba en zona de control y pronta erradicación. Dicha modificación fue posterior a la publicación de la Sentencia y la Dirección Territorial de Alicante se apoyó únicamente en ella para dictar la Resolución de 18 de julio, a nuestro juicio no ajustada a derecho. Además, en ninguna otra provincia de la Comunidad Valenciana se está exterminado al arruí, ni tampoco en otras Comunidades Autónomas españolas, excepto en la provincia de Alicante. Por esas fechas también se conocía la Resolución de la Unión Europea de 13 de julio en la que el arruí no consta como especie preocupante. Y todo esto sin mencionar los vallados cinegéticos de la Comunidad Valenciana ni los anuncios en internet, en los que se siguen comercializando el arruí sin problemas en nuestra autonomía de fallas y hogueras.
    Ocho meses después nos encontramos con la noticia publicada en varios medios, por la que el Congreso de los Diputados pide al Gobierno que se cacen y pesquen algunas especies exóticas, entre ellas el arruí. Es decir, que no se ponga en marcha su exterminio. Como era de esperar, llegó la rectificación de la Directora Territorial de Alicante de Medio Ambiente, indicando que queda en suspenso el exterminio del arruí de acuerdo a la Sentencia 637 del Tribunal Supremo, cuando esa anulación debió enviarse a los cotos en junio de 2016 cuando se publicó la Sentencia en el BOE, y no en abril de 2017. Ocho meses después nos preguntamos, ¿por qué en la Resolución de 18 de julio de 2016, de la Dirección Territorial de Alicante, no se mencionaba la palabra exterminio, ni la Sentencia del Tribunal Supremo, cuando llevaba un mes publicada en el BOE?, ¿por qué solo se podía matar hasta el 12 de febrero y no todo el año?, ¿por qué los domingo no? Han tardado ocho meses en rectificar. Ocho meses permitiéndose la caza y comercio ilegal del arruí en la provincia de Alicante. La Consellería tiene las notificaciones con los animales cazados, ya que los cotos le habrán hecho llegar la obligatoria ficha, (por cierto sin necesidad de poner fotografías), de acuerdo al modelo remitido junto a la Resolución de julio. Por tanto; no será difícil saber cuántos arruis se han matado, incumpliendo la Sentencia del Tribunal Supremo, desde julio de 2016 a febrero de 2017 y qué cotos han cometido la irregularidad. ADHIF, lleva años advirtiendo de la pésima gestión de la caza, especialmente de los rumiantes, y ahora pediremos donde corresponda, que se tomen cartas en este asunto y que se depuren responsabilidades.
    ADHIF está en contra de la erradicación del arruí pues no se trata de una especie dañina, ES UN MILLÓN DE VECES MENOS INVASORA QUE LA ESPECIE HUMANA, no se híbrida, no contamina, no trasmite enfermedades, no desplaza a otras especies, no perjudica a las economías locales y además en una recurso cinegético y paisajístico de primer orden en nuestra provincia. Desde ADHIF seguiremos vigilantes y pidiendo coherencia y justicia con el tratamiento que les den a todas las especies exóticas invasoras que se citan en la Sentencia. Una lamentable situación de este gobierno a la valenciana, que no parece de izquierdas en lo referente a la fauna valenciana, por ser tan pésimo en este aspecto o más aún que el anterior Gobierno pepero.
    Raimundo Montero, presidente de Adhif

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.