Cazadores y ganaderos se defienden del ‘santuario’ Gaia

El conflicto entre el Santuario Gaia de Camprodon y los colectivos de cazadores, ganaderos y comerciantes del valle y del resto del Ripollès parece no tener final. La gota que ha colmado el vaso se produjo en la concentración animalista convocada por los responsables del Santuario Gaia el pasado 26 de marzo en Camprodon para denunciar la muerte de la oveja a Nadia dentro de su recinto cuando un perro de un grupo de cazadores morderla en el cuello y la mató, publica naciodigital.cat.

Un total de 14 entidades de la comarca han cerrado filas y han firmado un manifiesto conjunto para defenderse de lo que califican como una campaña orquestada desde el santuario para ” difamar e insultar gravemente ” en el colectivo de cazadores.

Este manifiesto está firmado por las entidades más significativas del Ripollès que tienen una relación directa o indirecta con los animales. Entre ellas hay seis grupos de cazadores como son la de Vilallonga de Ter, la de San Pablo, la de Queralbs, la del Valle del Segadell, Alevines y Batlló. También se han adherido cuatro asociaciones de la comarca como la de Ganaderos del Ripollès, la de Criadores de Yeguas de Montaña del Ripollès, la de Pastores del Ripollès y Producto del Ripollès. Además, este manifiesto cuenta con el apoyo de Cocinas de la Vall de Camprodon, la junta de propietarios de la zona, el colectivo de comerciantes y carniceros de la Vall de Camprodon y la Permanente Comarcal de UP del Ripollès.

Un manifiesto muy crítico con el Santuario Gaia

Para empezar, el manifiesto firmado por estas 14 entidades pone en duda que la muerte de la oveja Nadia fuera provocada por un perro de caza y lo argumentan en base a tres puntos: la falta de certificación veterinaria, el tipo de lesiones que presentaba el animal -una herida en el cuello considerablemente y la geolocalización de los perros que participaban en la batida de un jabalí en en el momento que se produjeron estos hechos. Desde estos colectivos se denuncia que la gente del territorio sufre ” una presión creciente y criminalización ” proveniente de sectores sociales ” minoritarios ” pero que, según ellos, gozan de un gran eco mediático que alimenta por ” periodismo sensacionalista ”. Además, tachan a los animalistas de moverse por el ” desconocimiento ” y de creerse que viven en ” un mundo diseñado por Walt Disney ”.
El manifiesto carga contra los miembros del Santuario Gaia diciendo que ” son gente que viene de fuera y se cree con el derecho de decirnos qué está bien y qué no ”. También resaltaron que se les van ” abrir las puertas ” cuando llegaron al Ripollès y que ahora se quejan de todo. La quincena de asociaciones firmantes del manifiesto han remarcado que los animalistas ” llegan llenos de exigencias y derechos pero no tienen ninguna consideración ni quieren asumir ningún deber con la gente del territorio ” y los han acusado de jugar y manipular los sentimientos y el desconocimiento de la gente.
El colectivo más ofendido, según el manifiesto es el de los cazadores, que ha tenido varios tira y afloja con el Santuario Gaia. Precisamente, a raíz de la muerte de la oveja Nadia sus fundadores reclamaron la creación de un perímetro de seguridad alrededor del recinto del santuario -situado a Salarça con una parcela de 23 hectáreas- donde esté prohibido cazar como aseguran que ya se hace en otros lugares. La reclamación surge que todos los animales que viven en el santuario llegan muy débiles y ” con graves problemas de salud mental y física ” debido a que han sido abandonados, maltratados o explotados por sus propietarios. Por lo tanto, es imposible que recuperen la confianza en los humanos si viven ” aterrorizados ” por los disparos de las escopetas de los cazadores o los ladridos de los perros de caza.
La respuesta desde este colectivo fue la de reclamar el derecho a cazar en esa zona ” porque es una actividad lícita y allí hay un área privada de caza ”, según declaró a la ACN el presidente de el grupo de cazadores de Camprodon, Jaume Vilarrasa. Además, recordaron que en una reunión hace casi un mes donde se sentó las dos partes afectadas, el Ayuntamiento y el Departamento de Agricultura , los miembros del santuario se comprometieron a poner unos cierres de tela ecológica para evitar que entraran los perros -ahora tienen un pastor eléctrico que hace unos 80 centímetros y no impide que los perros y pasen por debajo-. Una medida de protección que, de momento, no se ha llevado a cabo ya que tiene un coste de 50.000 euros. Un dinero del que no disponen los propietarios del santuario porque viven de donaciones y ayudas de la gente.
Filosofía de vida respetable pero no compartida
pesar de las críticas del manifiesto hacia el Santuario Gaia, el firmantes opinan que su filosofía de vida y la del resto de animalistas es ” respetable ” como una opción personal pero enfatizan que se ‘deben alejarse de’ ‘radicalismos e imposiciones e ideológicas’ ‘. Precisamente, las entidades remarcan que, a diferencia del santuario, ellos no viven de las donaciones ” sino del trabajo y el esfuerzo diario ”. ” No abusemos de la buena fe de la gente ni engañamos a nadie ”, puntualizan. De hecho, el colectivo de cazadores dice que las acciones perpetradas por los animalistas ofenden a todos los habitantes de la comarca que ” vivimos y trabajamos por y del territorio ”. Y ponen el ejemplo de los ganaderos y agricultores, que sufren destrozos de los jabalíes en sus campos, ataques de zorros y / o buitres a animales vivos o destrozos en los hilados y cerrados por parte de los ciervos y los corzos. Los cazadores dicen que estos problemas no se les han inventado utilizando el programa Photoshop ni con montajes audiovisuales. ” No queremos convencer a nadie ni estamos aquí para decir quién es el bueno y quién es el malo. Sólo pedimos respeto y mucha dosis de sentido común ”, reclaman. De hecho, los cazadores piensan que la caza tiene un papel ” clave ” en la gestión y conservación del mundo rural, por su equilibrio social, ambiental y económico.
Volviendo a los ganaderos, este colectivo en el comunicado relata que cada día deben cumplir con más exigencias y normativas de bienestar animal y sanidad ” y somos los primeros interesados en hacerlo para garantizar una trazabilidad y seguridad en nuestro trabajo ‘ ‘. Además, reclaman que el Santuario Gaia debería cumplir mucho más la normativa debido a que los animales de este recinto ” son un riesgo sanitario muy grande para nuestros animales y la fauna salvaje que interactúa ”. Para terminar el comunicado, estas entidades pedimos revisar los criterios éticos y morales de todos y que se deje ” de humanizar los animales y bestializa las personas ”.

Más de 600 firmas en Change.org y encuentro con degustación de productos locales
Con el título “Me gusta la manera de hacer de mi territorio” estas 14 entidades han impulsado una recogida de firmas de apoyo a sus reivindicaciones en la plataforma Change. org y ya llevan más de 600 -621 en la última actualización-. En este caso, el escrito para unirse a la causa de la defensa del territorio es más genérico y habla de la presión que ha sufrido la gente de comarcas por parte de sectores ” minoritarios ” que, según explica el texto, quieren imponer su ideología y ” radicalismo ”. Por otra parte, también puntualiza que la clave para una buena convivencia es el respeto y que se deben evitar los insultos, las amenazas y las imposiciones. Finalmente, concluye que todas las opciones de vida son respetables y apela al respeto y al sentido común.

Publicado en naciodigital.cat.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.