Lo último de Bentley es un kit de caza con halcón

El Bentayga Falconry es la respuesta de la división de personalización de la marca a una de las peculiares aficiones de sus clientes.

El dinero, en muchos casos, lleva a la excentricidad. El mundo de los automóviles no es ninguna excepción, y no hay que echar la vista muy atrás para encontrar múltiples ejemplos: 4,3 millones de euros por una matrícula, medio millón por unos neumáticos con oro y diamantes, insertos de oro de 24 quilates en la carrocería… La lista es extensa y, conscientes de esta tendencia, la mayoría de las marcas de lujo han creado divisiones especializadas en personalización para contentar los peculiares caprichos de sus clientes.

En el caso de Bentley es Mulliner la que se encarga de dar un toque de exclusividad añadida a sus ya especiales vehículos, como por ejemplo transformando el maletero en un kit para practicar la caza con halcón. Puede sonar extraño pero es un deporte que cuenta con muchos aficionados, sobre todo en la zona de los Emiratos Árabes, y el Bentayga Falconry es la solución perfecta para ellos.

Creado en exclusiva para el SUV del fabricante, el conjunto está formado por dos baúles, ambos tapizados en corcho, uno para transportar bebidas y otro que contiene todo lo necesario para practicar la actividad: un sistema de seguimiento GPS para el halcón, unos prismáticos, guantes y caperuzas de cuero (que hay que pagar por separado). Además, cuenta con una plataforma para el ave, que se puede extraer para colocarla fuera del vehículo.

En el interior del habitáculo, el reposabrazos central cuenta con un apoyo extra para poder llevar a la mascota, pero lo más destacado es el salpicadero. Delante del copiloto se encuentra una decoración de marquetería que representa un halcón sobrevolando las dunas, formada por 430 piezas de madera individuales que pasan por cuatro fases de tratamiento antes de ser ensambladas en un proceso que dura nueve días.

Fuente: elpais.com

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario