Los corzos protagonizan el alza del 15% en accidentes por animales en Soria

La Junta sospecha que no se cumplen los planes cinegéticos, lo que crea desequilibrio en las cabañas. Sobre todo en la de corzos, protagonistas indiscutibles de los accidentes de tráfico que causa la presencia de animales salvajes en las carreteras sorianas. Los 380 siniestros entre enero y mayo de 2015 han subido a 436 en lo que va de este año. Y los culpables de dicho aumento son los corzos. Hasta ocho de cada diez accidentes les tienen como protagonistas.

Soria

La proyección habla por sí sola. 326 accidentes provocados por animales en las carreteras de la provincia entre enero y mayo de 2015; subiendo a 380 en el mismo periodo de 2016 y hasta 436 en lo que va de este año. En apena dos años la cifra se ha disparado un 33,7%, algo más moderadamente en términos interanuales con un 14,7% más respecto a 2016.

La Junta sospecha que no se cumplen los planes cinegéticos, lo que crea desequilibrio

Los culpables, claramente los corzos. Hasta ocho de cada diez accidentes provocados por fauna tuvieron a esta especie como protagonista, nada menos que 351 de estos ejemplares causaron algún percance en el tráfico al irrumpir de forma descontrolada en la carretera, un 23,5% más que en los cinco primeros meses del año pasado (un 43,2% por encima en comparación con 2015).

Como conclusión, de los 583 accidentes que se han contabilizado hasta mayo en la provincia por las diferentes causas (también una cifra mayor que hace un año), siete de cada diez fueron por fauna incontrolada y seis los causaron los corzos. De hecho, el número de siniestros totales ha crecido casi tanto como el de los provocados por esta última especie.

Los ciervos provocaron 25 accidentes, 36 los jabalíes, seis perros y tres zorros, además de otra fauna variada.

Cambio en la Orden de Caza

Esta situación ha llevado a la Junta de Castilla y León a acometer medidas para propiciar un aumento de la caza al reconocer el problema. De hecho, destaca en su Orden anual de Caza que las abundantes poblaciones de especies de caza mayor, fundamentalmente de jabalí, corzo y ciervo, en toda la Comunidad, están ocasionando puntualmente problemas de daños a la agricultura y a los ecosistemas, teniendo además una incidencia significativa en materia de seguridad vial por atropellos de fauna salvaje.

Para tratar de corregir esta problemática, la Administración autonómica ha propuesto que la caza de hembras de corzo y de ciervo no esté sujeta a la obligación de precintado durante los meses de enero y febrero, es decir, no se pone límite al número de ejemplares que se capturan, además de proponer que se amplíe el plazo de caza del jabalí.

Hasta el mes de mayo se han registrado 436 siniestros con fauna frente a 380 un año antes

La temporada montera se extenderá desde el domingo 24 de septiembre de 2017 hasta el domingo 25 de febrero de 2018.

El jefe del servicio territorial de Medio Ambiente de la Junta, José Antonio Lucas, reconoce que la única manera de paliar el problema de los accidentes provocados por animales sería que en la Reserva de Caza de Urbión y en los cotos “se cazara todo lo que se tiene que cazar”, en definitiva, que se cumplieran los planes cinegéticos. La Junta sospecha que esto no siempre se cumple, a tenor de la abundancia de fauna que se detecta en los montes, a pesar de que sí se entregan los precintos, que son, en teoría, la garantía de que se han abatido los animales previstos. “Es muy difícil determinar que efectivamente esos animales han sido cazados aunque entreguen los precintos. Creemos que si existe este desequilibrio es porque no se están cazando las corzas que se dice. Es decir, que no están cumpliendo los planes cinegéticos”, sostiene Lucas, quien asegura que la única solución es concienciar a los gestores de que estos deben ejecutarse. En total, en toda la provincia son 6.000 precintos de corzo los que autoriza el Gobierno regional.

Trofeos

“Lo que tiene valor (para los cazadores) es el trofeo”, recuerda Lucas, lo que explica que sean más machos que hembras lo que se capture y por lo tanto no se pone freno a la proliferación de la especie, derivando en una superpoblación que tampoco frenan los inexistentes predadores naturales como el lobo. No obstante, también la naturaleza se busca sus soluciones cuando hay un exceso de cabaña y la sarna llegó para quedarse y mermar el número de ejemplares en los ciervos.

“Tiene que haber interés por parte de los que poseen los derechos cinegéticos”, añade el jefe del servicio territorial, para que se mantenga el equilibrio en la fauna. En aras a conseguirlo se han mantenido “muchas reuniones” con la Federación de Caza, las asociaciones de cazadores y los gestores de cotos, “y son conscientes de estos problemas»”, añade Lucas. El objetivo en todos esos encuentros, promover que se capturen más hembras, “aunque no sean trofeo”», dado el aumento de accidentes de tráfico con los animales como protagonistas. “Si hay desequilibrios pasa esto. Es necesario cumplir los planes cinegéticos y no se hace”, enfatiza.

La medida de permitir cazar sin precinto se ha acometido en más ocasiones en ciervas y corzas y «funcionó». Además, la Junta busca hacer atractiva la caza de corzas aunque sólo sea como carne gestionada en un matadero de especies cinegéticas en las instalaciones de El Quintanarejo. “La Dirección de Medio Natural está trabajando con los pliegos”, concreta Lucas, sin que se haya desbloqueado aún el proyecto.

Por otro lado, tras el cambio de la ley, que responsabiliza al conductor, salvo contadas excepciones, las demandas judiciales de los afectados por accidentes de animales han desaparecido en su totalidad, según fuentes del Juzgado de lo Contencioso Administrativo.

Fuente: elheraldodesoria.es

Deja un comentario