Fernández Quejo niega que la muerte de una corza se produjese en una montería el 20 de febrero

Fuente: elfarodelguadarrama.com

Durante los últimos días, varios colectivos se han hecho eco (apoyándose en unas fotografías anónimas publicadas en internet) de la muerte de una corza en el monte Abantos, “posiblemente causada por perros durante una montería organizada por el club de cazadores de San Lorenzo de El Escorial el día 20 de febrero”, según denunciaba Entorno Escorial, que ha pedido al Área de Conservación de Montes de la Comunidad de Madrid la apertura de una investigación.

 

Según explica esta asociación, la caza de corzas está prohibida en el Monte de la Jurisdicción y solamente se permite matar dos machos durante cada temporada. Además, Entorno Escorial ha reiterado su postura sobre este tema, señalando que consideran “muy peligrosa la cercanía de dicho coto al núcleo urbano, en una zona frecuentada por senderistas, ciclistas y turistas”. A juicio de este colectivo, “todo el monte público debería estar libre de caza y con estricta vigilancia para evitar el furtivismo”. Por otra parte, un vecino de San Lorenzo de El Escorial ha puesto en marcha, a través de change.org, una campaña de petición de firmas en contra de las cacerías en Abantos, iniciativa a la que ya se han sumado más de 750 personas.

Nada que ver

Ante estas críticas, el alcalde, José Luis Fernández Quejo, ha manifestado que según un informe realizado por los servicios municipales de Medio Ambiente Natural, “esa fotografía que se ha difundido no es de ese día y no tiene nada que ver con esa montería”.

Además, el regidor explicaba que aunque el Ayuntamiento es propietario del suelo, “quien gestiona es la Comunidad de Madrid, encargándose de establecer el coto, y fueron los cazadores de San Lorenzo los que llegaron a un acuerdo con la Administración regional para practicar la caza en montería una vez al año”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.