La temporada de caza, menguada por la larva de las narices

Cuenta atrás para el inicio de la nueva temporada de caza en Asturias, que arrancará este sábado 1 de septiembre y con buenas expectativas entre los cazadores según destacó el presidente de la Federación Asturiana, Marcelino Morán, quien en todo caso señaló la inquietud del sector, y las repercusiones que podría tener entre el turismo y la hostelería, por la importante mengua de ejemplares de corzo, afectado por la invasión de un parásito.

Se trata del Cephenemya stimulator, más conocido como larva de las narices y lleva infectando en el último lustro a buena parte de los animales del norte de la península. «El insecto pone los huevo en sus fosas nasales y luego las larvas les obstruyen la respiración, en algunos casos llegan al pulmón y les provocan neumonía, además son de un tamaño considerable», destacó Morán.

Los problemas del corzo por la infección del parásito, sumado a que «por las nevadas de hace tres años hay zonas altas en las que han disminuido muchísimo los ejemplares», también del rebeco, son la principal fuente de preocupación de la Federación singularmente por ser las piezas que más atraen a los cazadores de fuera de Asturias. «Y son familias enteras en las que a veces el cazador viene al monte y su familia se queda en Asturias todo el fin de semana. El corzo ayuda mucho a sostener el coste de las sociedades y además también es un apoyo económico para el medio rural, el consumo y el hospedaje», señaló Morán quien añadió además que los recechos de Asturias eran especialmente valorados por su atractivo por los cazadores foráneos.

El presidente de la federación indicó que aunque también ha disminuido el número de perdices y codornices, espera que sea un año “fructífero” tanto para la caza mayor como para la menor y, ante el inicio inminente de la temporada, quiso advertir a los cazadores para que extremen “la prudencia, para que ninguno nos veamos implicados en un accidente, ninguna pieza vale lo que una vida humana y hay que poner cinco ojos a la hora de disparar”.

Jabalíes sin límite

Sin grandes novedades en las normativa para este año, ni tampoco un cambio sustancial en el número de permisos, lo más peculiar de la nueva temporada es la posibilidad plateada a los cotos de la caza de jabalí sin límite; aunque en las reservas se ha fijado el de cinco ejemplares adultos, según detalla la resolución de Desarrollo Rural. El hecho de que no se fije un máximo de ejemplares de esta especie en los cotos ha despertado críticas de colectivos conservacionistas como FAPAS que que a través de su página web ha indicado que “a especie se encuentra en franco retroceso en las zonas de montaña», que supone la principal presa del lobo y que debido a ello «sin sus presas naturales, los lobos modifican sus hábitos predadores y buscan presas alternativas, bajando a los pueblos donde día sí y día también, matan una oveja aquí y seis allá”.

Sin embargo, la caza sin límite del jabalí no ha sido una reivindicación de la Federación que, además, estima que su efecto sobre el control de la población, si hay exceso, en las cercanías de los núcleos urbanos será nulo. Así, Morán señaló que en los cotos “hay autorregulación porque nadie quiere que no haya caza el año siguiente, y además es muy difícil llegar a esas cantidades en un día salvo que te encuentres una manada”. A su jucio, el problema de los excesos de población de jabalí no se resolverán de este modo porque “han encontrado zonas de seguridad, refugios donde no les molesta nadie, en las orillas de los ríos, los solares abandonados que tiene mucho matorral o las cercanías de polígonos industriales”. Morán apuntó además que, a lo largo del año, en los cotos donde se encontraron algún exceso de población “se solicitó un permiso ya en marzo por ese problema y se solucionó, creo que es mejor opción que los cupos”.

Fuente: www.lavozdeasturias.es

 

Deja un comentario