Patrimonio Nacional estima que la cifra de ejemplares de gamos en Riofrío es idónea

Durante años, Patrimonio Nacional ha pretendido aminorar la población de gamos y ciervos existente en Riofrío. En 2009 anunció su intención de reducir a la quinta parte la población de las dos especies, cuando había alrededor de mil ejemplares de la primera y 250 de la segunda. El objetivo tardó en cumplirse, pues hasta 2015 los gestores de la finca no mostraron su satisfacción por el resultado obtenido. Y ahora, en 2017, Patrimonio Nacional entiende que “las cifras actuales (de gamos y ciervos) son idóneas para el mantenimiento del bosque de Riofrío”, asegurando que existe “el debido equilibrio en sentido ambiental”.
Los datos proporcionados por Patrimonio Nacional revelan que, después de la paridera de la pasada primavera, en Riofrío había 254 gamos y 68 ciervos.

Política de conservación

Pero, ¿cuál es el motivo por el que Patrimonio Nacional quería disminuir esas poblaciones? De acuerdo a las explicaciones ofrecidas por técnicos de Patrimonio Nacional en la delegación de La Granja y Riofrío, “la finca de Riofrío, entre pastos y arbolado, tiene una capacidad productiva de unas 350.000 unidades forrajeras al año, y con esta producción no admite más de 200 gamos y 50 ciervos; si el número de ejemplares fuera mayor, su degradación iría en progresión geométrica”.
En las últimas décadas se han acotado a los cérvidos amplias parcelas de Riofrío (un 25% de su superficie) para intentar la regeneración de la vegetación. “En definitiva, lo que se ha conseguido es hacer compatibles los cérvidos con el monte mediterráneo de Riofrío”, proseguían los técnicos, quienes subrayaban a continuación que la degradación de este emblemático monte de tipo mediterráneo de la provincia de Segovia se deriva de la época en que llegó a albergar cerca de 3.500 cérvidos, una cifra “claramente insostenible” y que “hacía peligrar la viabilidad futura de la vegetación de Riofrío”.
Para lograr esa reducción de cérvidos, Patrimonio Nacional ha ido realizando anualmente extracciones. Los animales extraídos han ido principalmente, a repoblar fincas de caza de Extremadura, Andalucía y Castilla y León. Riofrío tiene la calificación de ‘coto industrial de caza’, con el número SG-10.527. Diversos expertos en caza han confirmado que gamos y ciervos de Riofrío resultan muy cotizados por los cotos de caza, por su alta pureza genética. “Han sido muchos los cotos que, con la intención de acabar con la endogamia de sus reses, han adquirido cérvidos procedentes de Riofrío”.
Aunque para quienes desean ver animales en estado salvaje en Riofrío la reducción de estas dos especies no ha sido una medida bien vista, desde Patrimonio Nacional se insiste en que “como gestores del monte, nuestra prioridad es su conservación”. “Lo que se ha intentado —agregan— es que el monte se perpetúe, ni más ni menos”.
Dado que, a partir de ahora, resultará más difícil contemplar manadas de gamos —fácilmente reconocibles por las motas blancas que salpican su pelo— o de ciervos, Patrimonio Nacional comenzó hace ya años, en concreto, en 2010, a buscar medidas para atraer a los cérvidos a las zonas de mayor afluencia de visitantes. Así, Patrimonio Nacional ha instalado comederos o bebederos en las inmediaciones de la carretera de acceso al palacio o en las cercanías del mismo.

Fuente: eladelantado.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.