Los ingenieros de montes piden planes de caza para controlar la especie

Fuente: latribunadetalavera.es

Para los ingenieros de Montes un buen plan de gestión de caza menor, desarrollado por técnicos expertos, sería el medio más efectivo para establecer las medidas de control de las poblaciones de conejo sin afectar a su equilibrio de conservación. Así se pronuncia el decano del Colegio de Ingenieros de Montes de la región, Ángel roldan, a través de un escrito.

 

El colegio sale al paso de la petición por las organizaciones agrarias de una actuación inmediata de las autoridades tras la denuncia de la existencia de una plaga de conejos que afecta a numerosos cultivos.

«No es de extrañar que siendo nuestro país la cuna de esta especie, podamos comprobar con frecuencia la aparición de daños de caza en la agricultura», señala Roldan. Por ello, el colegio ve fundamental que el anteproyecto de la Ley de Caza de Castilla La Mancha, que salió a información pública el pasado 7 de abril, contemple la profesionalización de la gestión cinegética. El Colegio de Ingenieros de Montes presentará alegaciones a este anteproyecto con la confianza de contribuir a mejorar la regulación de un sector económico tan importante para Castilla La Mancha como es el aprovechamiento cinegético, y que influye tan directamente en otro de los sectores económicos más importantes, la agricultura, además naturalmente, del interés de la conservación de la biodiversidad. Un buen Plan de Ordenación de la Caza es un instrumento básico para que problemas como éste no se repitan en el futuro o al menos se minimicen todo lo posible.

Si a pesar de una buena gestión de control con herramientas eficaces, se produjera una sobrepoblación aislada, es posible que la colonia sufra una de las enfermedades propias de su especie (como la hemorrágica vírica o la mixomatosis), que actúan como auténticos depredadores, y que contribuirían a la autorregulación de la especie. «Y esto es probablemente lo que sucederá con la plaga actual hasta alcanzar una población con números estables», aventura el decano de los ingenieros de Montes.

El colegio recuerda que el conejo está establecido en España desde tiempo inmemorial, y que es la base de alimentación de importantísimas especies protegidas. Por ello, apuesta por una conservación  supervisada por los poderes públicos como garantes de los intereses generales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.