Denuncian a una red de furtivos profesionales en el Pirineo de Lérida

Miembros del cuerpo de Agentes Rurales del grupo especial de antifurtivismo han denunciado en el Juzgado de Tremp a tres furtivos profesionales a los que pillaron furtiveando en el término municipal de Alins, en una zona de doble protección, ya que está dentro de la Reserva Nacional de Caza del Alt Pallars y Parc Natural de l’Alt Pirineu.

Los furtivos fueron detectados por un agente que realizaba tareas de vigilancia, seguimiento y censo de la población de rebeco y otros animales ungulados presentes en la zona, ha informado este martes en un comunicado la Conselleria de Agricultura.

Desde primera hora de la mañana, el agente pudo observar cómo los tres furtivos hacían un recorrido desde las cotas bajas hasta los prados elevados de la montaña y para poder identificar a estas personas, los agentes llevaron un dispositivo de control que los furtivos se saltaron, pero fueron identificados con la colaboración del cuerpo de Mossos d’Esquadra.

Los furtivos llevaban un arma con un silenciador acoplado para evitar ser detectados por el sonido que producen los disparos y un aparato de visión que junto con las características del arma les permitía hacer capturas a mucha distancia, sólo llevaban un rifle, que compartían y cada vez que lo utilizaban lo desmontaban y escondían en la mochila.

Llevaban ropa que los camuflaba entre la vegetación de la zona. En total, se sabe que abatieron cuatro muflones machos y un rebeco macho, este último trofeo de plata y muy valorado por las prácticas furtivas en el Pirineo ya que esta subespecie que sólo se encuentra allí.

En el momento que fueron interceptados, no llevaban las piezas de caza obtenidos furtivamente ni el arma, la negativa a entregar el material utilizado propició una cuidadosa investigación durante la noche del mismo día de los hechos hasta el día siguiente al mediodía.

En esta investigación se pudieron localizar en una zona muy próxima a una población y escondidos en una zona boscosa los cuatro cabezas de muflón, el arma con munición y otros elementos utilizados para la caza, y el rebeco fue localizado gracias a la colaboración ciudadana.

Una de las personas denunciadas es vecino de Jerez de la Frontera y ya fue denunciado en noviembre de 2016 por prácticas furtivas también en la Reserva Nacional de Caza del Alt Pallars, donde llevaba a cabo caza furtiva con el uso de un arma con silenciador, en aquella ocasión, se le intervinieron, entre otros elementos, tres cabezas de rebeco.

Los agentes están investigando si esta persona se dedica profesionalmente a esta práctica ilegal, ya que tiene una empresa de actividades cinegéticas, principalmente de caza mayor.

También investigan si en las dos ocasiones que ha sido denunciada actuaba como guía de las otras personas, ya que ninguna de las tres personas disponía actualmente del permiso para poder hacer uso de las armas de caza ni de ningún otro tipo.

Fuente: la vanguardia.com

Deja un comentario