UPyD quiere que la cetrería en Madrid se practique con una autorización personal anual

El Grupo Parlamentario de UPyD en la Asamblea de Madrid llevará este lunes a la Comisión de Medio Ambiente una Proposición No de Ley (PNL) por la que la Cámara instaría al Gobierno regional a establecer una autorización personal anual cetrera que brinde unas garantías mínimas sobre la formación y capacitación para ejercer esta modalidad de caza.

La iniciativa de la formación magenta urge también a regular la cría, tenencia y uso de aves de presa en la Comunidad de Madrid y a elaborar un listado de los taxones aptos para su uso en cetrería, que deberá excluir la utilización de aves que cacen especies no consideradas cinegéticas o nocturnas y la posibilidad de uso de especies en peligro de extinción para la práctica cetrera.

Asimismo, aboga por la obligatoriedad de un certificado genético para cada ave, que establezca que ha nacido en cautividad de progenitores también nacidos en cautividad, y que se uniría a los requisitos de certificado CITES y la anilla ya establecidos, así como de un certificado de esterilidad para aquellas susceptibles de producir hibridaciones con la fauna autóctona.

También apuesta por establecer protocolos sobre los análisis mínimos a efectuar y el sistema de control sanitario por parte de los técnicos especializados de la administración, y por realizar inspecciones periódicas, a través de los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid, en las fincas y en las instalaciones que albergan los animales en las que se practique la cetrería.

La iniciativa, presentada por el diputado de UPyD Gabriel López, parte de la constatación de que en la Comunidad de Madrid hay “un vacío legal” en cuanto a la práctica cinegética y la tenencia de aves de presa para esta actividad, que se permite en condiciones controladas por la Consejería de Medio Ambiente.

Actualmente, con respecto a las aves, se establece que los ejemplares utilizados en cetrería deberán estar debidamente identificados, e incluidos en el Registro que a tal efecto existe en la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

En el caso de que el ave sea proveniente de otra Comunidad Autónoma, deberá acreditar que cumple con los requisitos legales establecidos para la Comunidad de Madrid. Sin embargo, no se especifica ni el plazo ni la información que debe contener dicho registro.

Tampoco se establecen las especies autorizadas para el ejercicio de la cetrería en la Comunidad, siendo necesario especificarlas, así como prohibir el uso de híbridos de las distintas especies o el cruce entre subespecies por lo dañinos que pueden resultar para las poblaciones silvestres de aves rapaces.

Las sucesivas órdenes de la Consejería fijan anualmente las limitaciones y épocas hábiles de caza, pero no hay un decreto o normativa autonómica que regule el uso y la tenencia de aves rapaces para cetrería.

Del mismo modo, una vez registrados, no se regula la identificación de los animales ni los controles sanitarios que debe haber sobre los ejemplares. Son numerosas las afecciones en las especies manejadas en cautividad, por lo que es recomendable que exista un sistema de control periódico del estado sanitario de las aves que van a utilizarse para cetrería.

Por otro lado, tampoco se regulan los controles que se deben pasar para asegurar el origen y procedencia de las aves empleadas en las prácticas de cetrería, con el objetivo de evitar que puedan proceder de comercio ilegal y frenar así el expolio de nidos y la captura de rapaces en su medio natural, máxime cuando actualmente especies empleadas se encuentran en peligro de extinción o vulnerables.

Además, es necesario garantizar el buen trato de las aves de presa en cautividad, para los fines con arreglo a los que se hubiera concedido su tenencia y la no introducción en el medio natural de especies o subespecies alóctonas, siendo conveniente establecer mecanismos como el equipamiento con emisores por telemetría para localizarlos en caso de extravío.

ACTIVIDAD SOSTENIBLE

El texto de la iniciativa constata que la cetrería va ganando peso como una modalidad cinegética “sostenible”, con un “reducido impacto” y que “atesora un valioso y antiguo bagaje cultural de profundo arraigo” en muchas zonas de España.

“Una buena gestión cinegética puede ayudar a mantener la actividad rural y a evitar la pérdida de biodiversidad. Además, la práctica de la cetrería ha demostrado su utilidad para el mantenimiento de la seguridad aérea en el interior de los aeropuertos”, argumenta.

Igualmente, señala que en noviembre de 2010, la UNESCO declaró la cetrería como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, reconociendo así su valor.

Fuente: lavanguardia.com

Deja un comentario