La Junta “se está riendo de nosotros”, afirman los cazadores de Toro

Los peores augurios al inicio de la campaña de caza se van cumpliendo poco a poco. El campo, tan lastrado por la ausencia de lluvias, obligó a la sociedad de cazadores local, con el comienzo del periodo cinegético, a establecer delimitaciones en el número de ejemplares a batir y a retrasar las fechas de algunas vedas; como fue el caso de la liebre, la perdiz y el conejo. Asimismo, los intentos de los cazadores por repoblar el coto de Toro no han sido del todo efectivos.

A pesar de la merma de animales, la agrupación de monteros no considera necesario reducir el cupo de ejemplares o el número de días que se permite la caza. Por el momento, la liebre y la perdiz podrán abatirse hasta el 7 de enero a razón de una libre y dos perdices por aficionado y día. Según el presidente de la sociedad, José Antonio Melgar, “se está pudiendo matar alguna liebre, pero las perdices han sido las más afectadas por la falta de precipitaciones”.

En lo que al conejo se refiere, su caza está permitida hasta el próximo sábado. Curiosamente, en otras partes de la provincia están sufriendo plagas de conejos, pero en el coto de Toro se vieron obligados a usar hurones para trasladarlos a algunos puntos de la zona de caza donde apenas había ejemplares. Melgar señala que la ausencia de conejos se debe a que en Toro “se regula mucho la presencia de conejos para evitar daños en las tierras de cultivo”. Asimismo, el presidente de los monteros locales señala que la “enfermedad vírica hemorrágica se ha cebado” con los ejemplares de la zona y ya “hemos encontrado hasta 40 animales muertos” en la zona montañosa del espacio cinegético.

Por otro lado, la gran población de jabalíes vuelve a suponer un gran perjuicio para las tierras de labranza. José Antonio Melgar se ha mostrado muy indignado con la carta que en la que la Junta de Castilla y León pide a los cotos que intensifiquen la caza de este animal. “Que nos remitan esta circular mientras sólo nos habilitan cuatro cazadores para 11.000 hectáreas de coto es reírse literalmente de nosotros”, lamenta el presidente de la sociedad de cazadores. Melgar no entiende cómo pueden demandar una mayor caza de jabalíes cuando “desde la propia Junta y el Ministerio nos ponen trabas para actuar en la zona militar de Monte la Reina”.

El problema, que ya se encuentra enquistado desde hace más de tres años, es el siguiente: el coto de Toro es limítrofe con las tierras de Monte la Reina propiedad del Ministerio de Defensa de España. Los jabalíes, cuando se ven acosados en el coto local se resguardan en la parcela estatal donde los cazadores tienen prohibida la entrada. Asimismo, el espacio cinegético de Toro presenta muchas curvas y ubicaciones cerradas que hacen muy peligroso la caza de este animal. Los monteros toresanos reclaman que les vuelvan a permitir poner puestos dentro de la zona militar, donde se ubican los cortafuegos, y así conseguir mermar el número de jabalíes. El presidente de los cazadores lleva detrás de esta pretensión muchos años y se ha reunido con el consejero de Agricultura de la Junta de Castilla y León y con responsables del Ministerio de Defensa en Madrid, pero “nadie ha hecho nada por solucionar esta situación”, lamenta José Antonio Melgar.

Fuente: laopiniondezamora.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.