Presidente de veterinarios sostiene que lobo no puede campar por sus respetos

El presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios de España, Juan José Badiola, sostuvo el pasado viernes en Ávila que los lobos “no pueden campar por sus respetos”, en referencia a la situación que viven los ganaderos de Castilla y León, especialmente al sur del Duero.

Badiola participó en una Jornada informativa sobre “Enfermedades emergentes y reemergentes. El papel de la fauna salvaje”, organizada por Asaja y a la que han asistido los presidentes autonómico y provincial de esta organización, Donaciano Dujo y Joaquín Antonio Pino.

En este marco, el presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios se referió al problema de los lobos, señalando a los periodistas que “la protección de las especies está bien, pero todo tiene su límite”.

En este sentido, defendió la necesidad de que exista “un control”, ya que desde su punto de vista, los cánidos “no pueden campar por sus respetos”.

En su opinión, al lobo “se le ha permitido expandirse de forma descontrolada”, de ahí que Juan José Badiola se mostrara partidario de “no exagerar, pero sí de controlar y coordinar todos los intereses” involucrados en este asunto.

En sus reflexiones sobre la fauna salvaje, apuntó que ésta “no se conoce lo suficientemente bien”, destacando el hecho de que el jabalí se haya expandido en España “de forma espectacular”, llegando a haber zonas en la que el 50 por ciento de estos ejemplares se encuentra infectados por tuberculosis.

A su juicio, es preciso no hacer “tabla rasa” y estudiar “caso por caso” en función de las zonas en las que surjan los problemas, ya que las circunstancias son diferentes en cada lugar.

Por su parte, el presidente de Asaja en la Comunidad, Donaciano Dujo, defendió la necesidad de que las políticas de saneamiento sean comunes en toda España, de manera que cada comunidad no aplique una legislación diferente al resto.

Respecto a la fauna salvaje, llamó la atención sobre el hecho de que en Castilla y León existan en torno a 2.000 lobos que cada año acaban con la vida de unas 4.000 reses, de ahí que haya defendido políticas de control.

Asimismo, apuntó que “el 90 por ciento” de los accidentes que se producen en la provincia de Soria, están relacionados con los atropellos de animales salvajes, por lo que también solicitó a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que adopte “políticas de control” de estos ejemplares.

Fuente: lavanguardia.com

Deja un comentario