Turbulencias para sustituir al plomo

Fuente: Deia.com – Javier Atxa Arrizabalaga, 24/05/2012

La presentación del informe sobre el proceso de búsqueda de una munición ecológica por la Federación Española de Caza genera una profunda división

El capítulo de la búsqueda de una munición alternativa al plomo por parte de la Real Federación Española de Caza vivió el pasado viernes su último capítulo con la presentación de las conclusiones del informe de la Comisión creada al efecto y tras tanta polémica suscitada en los últimos meses. Como ya adelantamos en esta página, una investigación periodística de la revista Jara y Sedal cuestionaba la gestión de este proceso y removió las aguas federativas.

El presidente, Andrés Gutiérrez Lara, anunció las pasadas navidades la creación de una comisión investigadora que realizaría con toda trasparencia un informe. Pues según qué fuentes se consulten, el acto del viernes puso luz y explicaciones a este largo proceso, algo que dicen en el entorno más afín el equipo directivo federativo actual, pero hay otras versiones completamente distintas que exigen responsabilidades ante el presunto cúmulo de irregularidades surgidas en el proceso.

En la rueda de prensa se entregó un documento de dieciocho folios, en los que primero se relata históricamente la evolución del largo proceso. Ya en 2004, se habla de un convenio con una empresa, Full Chemical, por parte del presidente federativo «que no fue informado a los correspondientes órganos de gobierno y se desconocen las razones o causas que motivaron la elección de esta empresa» y que pasa de ocuparse de la financiación del proyecto a solicitar a la RFEC y a Mutuasport 500.000 euros.

Es el comienzo de una serie de detalles y de datos que pueden dejar perplejo a cualquiera que revise con cierto rigor este documento de la comisión y en el que se entremezclan un investigador universitario, varias empresas, además de una empresa mercantil denominada Eco Global Shot que nacerá en enero de 2007 tras aprobarse un informe de viabilidad.

El caso es que Mutuasport, la mutua y aseguradora de los cazadores españoles, aporta al proyecto 1.409.616 euros entre 2004 y 2011 de los que aún no se conocen resultados. Según la nota federativa, ese dinero se emplea «en su totalidad en el proyecto del perdigón ecológico y está justificado» en una cifras que, por ejemplo, adjudican a «Investigación, probetas, etc.», a la UCM y al Dr. Pérez Trujillo con una cifra de 614.420 euros. Si para investigación igual es poco, para probetas parece una barbaridad. En “Maquinaria” y a Hornos Eléctricos Delta se cifran 365.482 euros, un dineral, sobre todo porque nadie ha visto los hornos y a la comisión investigadora se le ha negado el acceso a la planta que iba a construir el perdigón alternativo.

Por cierto, que más adelante se puede leer que de la “machacadora” se desconoce el paradero, la “Torre Collins” está prestada en Portugal, y los repuestos figuran en el domicilio de un particular, mientras se pagan alquileres de una nave industrial. Y el resto de materiales están en la nave de Chiloeches, que no les han dejado visitar. Dedicar otros 214.591 euros en salarios para Global Shot, que solo tiene un trabajador también parece curioso en vista de los resultados, aunque luego se venderá su participación a la RFEC.

Errores Las conclusiones, doce, ofrecen algunas sombras relevantes, ya que, según dicen, la «gestión técnico-comercial del proyecto ha sido bastante deficiente», o que «el director técnico comercial del proyecto de desarrollo industrial ha realizado un trabajo muy deficiente» y la comisión no ha podido concluir sobre la composición del material desarrollado, aunque la RFEC ha realizado un convenio con la empresa Azor Ambiental con la que está ensayando el producto.

Eso, sin entrar en la letra pequeña de ciertas idas y venidas de sociedades, sus participaciones o declaraciones legales. Cada vez son más voces, desde las federaciones autonómicas a medios de comunicación, que exigen la asunción de responsabilidades ante tanta chapuza con el dinero de los federados.

Deja un comentario