Cuatro imputados en Huelva por furtivismo sobre ciervas y jabalíes

Fuente: EuropaPress.es – Huelva, 28/05/2012

Agentes de la Patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), con base en Niebla y pertenecientes a la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, han imputado a cuatro personas como presuntos responsables de varios delitos contra la fauna silvestre, “al ser sorprendidos practicando la caza de forma ilegal”.

Según ha informado el Instituto Armado en una nota, agentes del Seprona en una finca de Berrocal “sorprendieron a dos personas que acababan de abatir a un jabalí” y en Almonte se interceptó un vehículo con dos ciervas “descuartizadas y preparadas para la venta ilegal”.

 De este modo, han sido dos los servicios realizados desde el pasado viernes como consecuencia de las continuas labores de prevención del furtivismo y la práctica cinegética irregular, llevada a cabo por los agentes del Seprona de Niebla.

El primero de ellos ocurrió la noche del pasado día 25, en una finca denominada ‘La Feliciana’, sita en el término municipal de Berrocal. Allí los agentes de la Guardia Civil habían localizado días antes, varios comederos para jabalíes, “lo que les indujo a pensar que se pudiera tratar de cazadores furtivos”.

Así, la noche de los hechos, cuando los guardias civiles se encontraban realizando servicio de apostadero en el interior de la finca, escucharon varios disparos en la zona sur, por lo que se trasladaron hasta el lugar y descubrieron cómo una persona, con un rifle, un foco y una mochila, “trataba de huir”. Este individuo fue localizado y retenido para su identificación, antes de ser evacuado por los propios agentes hasta un centro médico, pues en su precipitada huida había caído y se había hecho daño en un brazo.

 También fue localizada otra persona, armada con otro rifle, quien también fue imputada por un delito contra la fauna silvestre, pues en un reconocimiento de la finca, los agentes del Seprona localizaron a un ejemplar de jabalí abatido.

De igual manera, los mismos agentes, esta vez en colaboración con la Guardia Civil de Rociana y de Almonte, imputaron a otras dos personas por un delito de caza en un acotado de Almonte.

Las imputaciones se han realizado, después de que los agentes de la Guardia Civil, localizaran un vehículo en cuyo interior dos hombres transportaban dos ciervas “descuartizadas y preparadas para su venta en el mercado negro”, pues no pudieron justificar el origen de la mercancía ni siquiera los registros que atestiguaran que cumplía con los requisitos sanitarios.

Por ello, al suponer los agentes que estos dos animales habían sido abatidos de forma irregular, procedieron a la imputación de los dos hombres y a la instrucción de las correspondientes diligencias. La Guardia Civil también ha instruido diligencias en el primer caso, retirando en este las armas utilizadas por los cazadores.

Deja un comentario