Los cazadores deberán llevar gorros reflectantes para evitar accidentes

Fuente: LaTribunadeAlbacete.es – Luis J. Gómez, Toledo, 31/05/2012

La nueva orden de vedas respeta el calendario de años anteriores, con la ampliación para perdiz roja por segundo año consecutivo y el retraso de la media veda para tórtola y paloma.

Los cazadores ya pueden hacer su propio calendario con las fechas de veda de Castilla-La Mancha. La orden publicada en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha trae algunas novedades, con respecto al año pasado. En la parte más próxima, la de la media veda, sólo la codorniz se podrá seguir cazando en los días de siempre, del 15 de agosto al 15 de septiembre. Este ‘avance de la temporada’ se retrasa para la paloma torcaz y la tórtola común, que se podrán capturar del 23 de agosto hasta el 23 de septiembre de 2012. La Consejería de Agricultura pone además un cupo de diez ejemplares por cazador y día con el fin de proteger sus poblaciones.

En relación a las fechas de la temporada hábil de caza en otoño e invierno, la veda se levantará del 8 de octubre de 2012 hasta el día 8 de febrero de 2013. Por segundo año consecutivo, habrá ampliación de jornadas de caza para la perdiz roja con reclamo, una de las modalidades ‘estrella’ en la región y la que más atrae al cazador extranjero. La temporada será del 1 de enero hasta el 6 de marzo para los terrenos de régimen cinegético especial (coto de caza) que estén por debajo de los 600 metros de altitud. Para los que estén por encima, su temporada será del 1 de febrero al 14 de marzo. En caza mayor, la temporada para ciervo, gamo y jabalí irá del 8 de octubre al 21 de febrero. En el caso del corzo irá del 1 de abril hasta el 31 de julio y para la cabra montés del 15 de noviembre al 15 de enero de 2013.

En la orden hay novedades para garantizar la seguridad del cazador. El presidente de la Federación de Caza en Castilla-La Mancha, Juan de Dios García, explicó que la próxima temporada podrá haber más de un arma en los puestos en los que haya más de una persona, aunque sólo podrá haber una desenfundada. Para evitar accidentes, se obligará a las personas que ocupen puestos en monterías, ganchos o batidas que lleven una gorra o un sombrero reflectante de color naranja, o en su defecto, una franja de al menos 6 metros de anchura preferiblemente en el sombrero.

También habrá que poner señales reflectantes de color naranja en los puestos, para que sean visibles desde los otros puestos colindantes y desde los que pudiera llegar un tiro. Los ojeadores, perreros y auxiliares deberán asimismo vestir chalecos reflectantes.

Deja un comentario