Andalucía espera que el frío y la lluvia frenen la mortandad de liebres

Las temperaturas bajan conforme avanza el otoño. Y llueve. Con estas condiciones climatológicas, pronto los mosquitos y las garrapatas habrán desaparecido de los ecosistemas. Sin mosquitos y sin parásitos, esperan los cazadores, se detendrá la expansión de la epidemia de mixomatosis que está diezmando las poblaciones de liebres en muchos cotos de Jaén, igual que ocurre en otras provincias andaluzas y castellano manchegas. El delegado provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Juan Eugenio Ortega, confía en que el mal tiempo sea en esta ocasión un aliado para los animales.

Aunque la expansión de la enfermedad ha sido muy desigual por la provincia, con municipios severamente afectados y otros en los que no ha llegado, la Federación Andaluza de Caza ha recomendado a todas sus sociedades de cazadores que no cacen la liebre esta temporada ante la virulencia del brote de mixomatosis surgido el pasado mes de junio y que está registrando una altísima mortandad en cada vez más zonas de Andalucía.

“Pese a que esta decisión podría perjudicar a muchos aficionados, la FAC considera fundamental que, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, el colectivo cinegético andaluz demuestre su responsabilidad reduciendo al máximo la presión cinegética mientras se supera esta grave situación”, dicen en la Federación.

El delegado de Medio Ambiente de la Junta en Jaén han señalado al respecto que se barajó la posibilidad de decretar la prohibición de cazar liebre, pero que dada la desigual distribución de la plaga se decidió dejar a cada coto libertad para tomar la decisión.

José María Mancheño, presidente de la Federación Andaluza de Caza, explica que una correcta gestión cinegética de la liebre “es la única manera de garantizar que aquellas que no contraigan la mixomatosis o que la superen puedan mantener las poblaciones y poco a poco recuperarse”. Las federaciones de caza continúan trabajando junto con los organismos competentes para determinar las características y comportamiento del virus de la mixomatosis en las liebres y su contagio, para así determinar protocolos que ayuden a frenar la alta incidencia de esta patología.

A mediados de septiembre ya había constancia de al menos media docena de cotos de la provincia de Jaén en los que se habían registrado casos de liebres muertas por mixomatosis. El delegado provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Juan Eugenio Ortega, confirmó entonces que en Jaén el primer caso se detectó en Cazalilla, y que posteriormente se han confirmado más en Lopera, Villardompardo, Jabalquinto y Torreperogil. Desde entonces la enfermedad se ha seguido extendiendo por otros puntos de la provincia.

Desde julio

A finales de julio la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio activó el dispositivo de emergencia sanitaria del Programa de Vigilancia Epidemiológica de la Fauna Silvestre en Andalucía (PVE), por el episodio de mortandad de liebre ibérica que se había producido durante esos días en varios cotos. Posteriormente los análisis dieron positivo en mixomatosis. Por entonces se hablaba de un solo coto en Jaén y diez de Córdoba.

Una mutación del virus de la mixomatosis del conejo es la principal hipótesis, aún sin confirmación científica, que manejan el Ministerio de Agricultura y la Consejería de Medio Ambiente a partir de los estudios realizados, que han permitido aislar el virus para conocer su genoma.

La enfermedad, que afecta especialmente a adultos, surgió en Montalbán y desde ahí se ha ido expandiendo por todo el valle del Guadalquivir siendo el vector transmisor el mosquito.

Fuente: ideal.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.