La ministra de Transición Ecológica, contra la caza y los toros

“Me gustan los animales vivos y no soy muy partidaria ni de los toros ni de la caza”. Así empezaba la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, a calentar la respuesta a Juan Ramón Lucas en Onda Cero sobre la postura de la izquierda en Andalucía de la izquierda respecto a las actividades taurina y cinegética.

“No forman parte de las responsabilidades de mi ministerio. Pero desde el punto de vista personal tengo clara cual es mi opción, y mi opción es disfrutar de los animales vivos y siempre me ha resultado muy llamativo de que haya gente que disfrute de ver morir o ver sufrir animales. La verdad es que no lo entiendo. Creo que eso está cambiando rápidamente y que los patrones culturales y los valores sociales lo hacen a ese ritmo. Por tanto, y sin interferir en lo que no me toca, pero simpatizo con esa serie de planteamientos”.

Cuando Lucas le pregunta sobre si a nivel personal prohibiría la caza y los toros, Ribera contesta: “Efectivamente, sí”.

Luego, no pocos, o más bien muchos, se escandalizan de que el voto taurino se haya escorado a la derecha (Vox). Y entiendan el voto taurino no sólo como el del aficionado o el de Morante subido a una furgoneta, sino el de todo ese mundo profesional y rural que está detrás del toro. Como detrás de la caza. La izquierda hace demasiado tiempo ya que renegó de su pasado taurino para negar el presente y el futuro. No se extrañen, pues, quienes se alarman porque el toreo quede como estigmatizado, dicen, por el sello de la derecha de la derecha. Como continuación, temen, de aquel estigma franquista que, por el relato mil veces repetido, se impuso a la lectura transgresora que de los toros hicieron los intelectuales de izquierdas, desde Rafael Alberti a Tierno Galván.

Fuente: elmundo.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.