COAG pide al Principado que intervenga la sociedad de cazadores de Boal

Fuente: LNE.es – 19/06/2012

El sindicato agrario COAG-Asturias ha mostrado su preocupación por «la grave situación» que atraviesa la sociedad de cazadores «El Halcón» de Boal. El desfalco de 12.307 euros por parte del tesorero de la entidad y concejal socialista -que ha dimitido-, Rodolfo Anes, ha provocado inquietud entre el colectivo de ganaderos a los que la sociedad debe dinero en concepto de pago de daños del jabalí.

Es la razón por la que la secretaria general del sindicato ha pedido a la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos que «tome cartas en el asunto e intervenga la sociedad».

Los ganaderos ya trasladaron a Cruzado sus dudas sobre la situación de «El Halcón» el pasado 11 de junio. A juicio de los ganaderos la sociedad de cazadores lleva tiempo «cometiendo graves irregularidades» en la valoración de los daños de los jabalíes. Por un lado, denuncia COAG, la sociedad no siempre acude a verificar los daños y cuando acude, no da resguardo que acredite los daños. «Esto provoca la indefensión más absoluta de los ganaderos, que no exigieron el resguardo al creer en la palabra del guarda», precisa.

Por todo ello Cruzado reclama a la nueva titular de Agroganadería, María Jesús Álvarez, que «ordene recabar toda la información sobre el tema». Por su parte el sindicato está tratando de conocer la cifra exacta que les adeuda «El Halcón». Una vez dispongan del dato se lo trasladarán a Álvarez, al tiempo que le expondrán «las irregularidades cometidas en la gestión del coto, que son merecedoras de la retirada de la concesión».

COAG-Asturias considera que las irregularidades conocidas han provocado que la entidad haya perdido «toda credibilidad». Cruzado asegura que los ganaderos están preocupados y temen que «El Halcón» no vaya a pagar los daños.

El caso es que, al margen del desfalco cometido por el tesorero Rodolfo Anes, la situación económica de «El Halcón» no es buena. De hecho el presidente de la entidad, José López, ha remitido una misiva a los socios en la que les pide un ingreso individual de 300 euros. En dicha carta se indica que -al margen de las supuestas irregularidades en la gestión-, la entidad «está incumpliendo la legislación laboral en materia de Seguridad Social y tributaria» al no pagar las cuotas.

Al cabreo de los ganaderos hay que añadir el de los propios socios (este colectivo creado en 1982 está formado por un total de 123 cazadores). De hecho existe un sector crítico que está estudiando medidas para resolver la situación y que no parece estar dispuesto a pagar los 300 euros, máxime cuando hay gastos que no están pertinentemente justificados.

Deja un comentario