«No nos jugamos cazar tres días más, sino miles de trabajos»

Fuente: La Tribuna de Albacete – Luis J. Gómez, 18/06/2012

El futuro de la media veda se dirime ahora en los tribunales y desde el sector de la caza se avisa de que su judicialización pone en peligro miles de empleos que dependen del sector cinegético en la región. Según la Federación de Propietarios rurales productores de caza y conservación del Medio Rural (Aproca) el sector cinegético mueve 600 millones de euros en Castilla-La Mancha y probablemente sea la región de España en la que tiene un mayor impacto económico, sobre todo en comarcas de Albacete, Ciudad Real y Toledo.

 

«No nos estamos jugando tres días de caza, sino miles de puestos de trabajo», advierte Luis Fernando Villanueva, presidente de Aproca Castilla-La Mancha. «La caza tiene mucha incidencia económica; supone viajes, consumo, cartuchos, gasolinas, comidas… y por las circunstancias económicas en las que se encuentra el país y concretamente Castilla-La Mancha no creo que sea el momento más adecuado», apostilla Alonso Sánchez Gascón, abogado de la Real Federación Española de Caza.

La media veda es un periodo hábil de caza que se abre durante un mes entre agosto y septiembre. En estos días sólo se permite cazar tres especies de ave: codorniz, tórtola común y paloma torcaz. Lo que ahora hace que esta temporada de caza de verano esté en peligro es un recurso presentado por la organización ecologista Acmaden (Ecologistas en Acción) en el Tribunal Superior de Justicia.
En este caso llueve sobre mojado y eso es lo que hace recelar a los cazadores. En 2007 los ecologistas también recurrieron la orden de media veda y finalmente los tribunales les dieron la razón, declarándola nula. El fallo no se conoció hasta el año pasado y ha propiciado un cambio de fechas en 2011 y 2012.

Según el presidente de Aproca, el TSJ dio la razón a los ecologistas porque el Gobierno regional no se defendió como debía (es el demandado por dictar la orden de veda). «La Junta no presentó ningún informe», clama Villanueva, que acusó al anterior Ejecutivo de hacer una «nefasta defensa».

En realidad esa impugnación de la media veda de 2007 no tuvo efectos prácticos porque llegó cuatro años más tarde. El problema está ahora en que la organización ecologista ha vuelto a los tribunales y ha recurrido la orden de media veda de 2011. «Si declararan su nulidad en la realidad no sirve para nada porque se refiere al mes de agosto del año pasado, pero sí lo tendría para futuras órdenes», avisa el abogado de la Federación de Caza. También tiene sus temores el presidente de Aproca: «Nos estamos jugando tanto que se podría suspender la media veda, no ya para un año, sino para siempre, al haber varias sentencias repetitivas».

Frente común
Lo positivo de este año es que la defensa de la media veda que se va a hacer en los tribunales va a ser más fuerte que la de 2007 y el sector de la caza ya confía en que la Justicia les devuelva la razón. Para empezar, el Gobierno regional está preparando un informe y además estará acompañado por los de la Federación de Caza, Aproca y Asaja, que se han personado en el caso.

Villanueva defiende que «el gran informe técnico» que llevarán al TSJ demuestra que la población de codorniz y tórtola es estable y que además la de paloma está creciendo. También justificarán que el 15 de agosto ya no se afecta a periodos de celo, reproducción y cría. Aun así, para evitar problemas futuros, la Junta ya retrasó en 2011 el comienzo de la media veda al 20 de agosto para paloma y tórtola. En este 2012 se aplaza al 23.

Los informes del Gobierno y el sector cinegético se enfrentarán en los tribunales con lo de los ecologistas. Desde la Federación y Aproca dudan de su imparcialidad. «Los emiten los propios ecologistas, no una comunidad científica», denuncia Villanueva. «Los informes no son de peritos imparciales o de técnicos ajenos, sino de gente de su sector», destapa Sánchez Gascón, «¿y qué va a decir un biólogo que es de Ecologistas?».

Deja un comentario