Los cazadores recurrirán a los perros para abatir jabalíes

Fuente: LasProvincias.es – M. Costa, Valencia, 20/06/2012

Los cazadores han acabado, en poco más de dos meses, con más de cuarenta jabalíes en las zonas de montaña de Sagunto en las que provocaban numerosos destrozos en campos e instalaciones de riego por goteo.

Los turnos nocturnos de captura, en los que han participado hasta el momento unas setenta personas, han permitido acotar las poblaciones del cerdo salvaje en estas áreas del término. Pero ahora los cazadores están preparando nuevas salidas. Se trata de batidas acompañados por perros para buscar las presas «en las zonas más afectadas o conflictivas. Empezaremos a salir en septiembre y ya estamos organizando los grupos», han explicado desde la Asociación de Cazadores de Sagunto.

Las sesiones de rastreo nocturnas se han centrado en las partidas de Montiver y Gausa, próximas a las zonas habitadas. Los cazadores se apostan en lugares resguardados, en horario nocturno, y ceban durante varios días a la presa con maíz, trigo y pan duro hasta tener «a tiro» al animal.

La «elevada población de jabalíes» que frecuenta esta zona ha generado numerosos problemas entre agricultores y vecinos pues campan a sus anchas por los cultivos, especialmente de cítricos. Escarban la tierra, muerden las gomas del riego por goteo y generan grandes pozas para refrescarse entre naranjos.
Por ello, la captura de ejemplares se extenderá hasta que finalice la temporada de caza, que será en torno al mes de octubre. La actividad cinegética está regulada «y cuenta con todos los permisos necesarios para llevarla a cabo».

La campaña arrancó el pasado uno de abril y dentro de mes y medio se ampliará mediante estas batidas. En este caso, los profesionales irán acompañados por una treintena de perros que guían los llamados «perreros». Participará un grupo de quince cazadores que se apostará en diversos puntos o puestos de seguridad.

«No es una actividad fácil y comporta ciertos riesgos que hay que asumir con todas las precauciones posibles. Esta modalidad de caza requiere experiencia y paciencia», señalan desde la entidad.

La proliferación del jabalí es rápida porque cada hembra puede tener entre seis y siete rayones, que es como se les llama a las crías por las líneas horizontales que los cubren nada más nacer.

El sentido de la vista de estos animales es muy limitado pero, en cambio, tienen un oído y un olfato muy desarrollado, de ahí que los cazadores tengan que permanecer apostados en completo silencio durante horas para no ahuyentar a sus presas.

Deja un comentario