Semana Santa corcera en Villaviciosa. El regreso

Cazar corzos a rececho en Villaviciosa es más que cazar: es disfrutar de la gente, el paisaje, la cultura y la gastronomía. Por eso, es, sin duda, uno de mis rincones predilectos para abandonar el ajetreo y recuperar el sosiego. Por ello, les cuento, ahora, las pericias vividas la pasada Semana Santa de 2017 recechando corzos con la Asociación de Cazadores El Portal.

Por diversas circunstancias hacía tiempo que no visitaba con intención cinegética Villaviciosa, donde he pasado momentos realmente inolvidables, tanto de caza como de ocio, alimentando el espíritu, bueno, el espíritu y algo más, porque hay que ver cómo se come en la guapa villa de los pomares.

Algunas cosas habían cambiado respecto a mi última incursión. En esta ocasión no iba con mi habitual compañero de fatigas, Antonio Sánchez, con el que tan buenos ratos he pasado en tierras maliayas –maliayo (a) es el gentilicio de Villaviciosa, ¡gracias Wikipedia!–, ahora me acompañaba otro tipo fenomenal, Javier Fuentes, que no pretendía otra cosa que grabar un vídeo de toda la cacería y sus ‘alrededores’, pueden comprobar en esta misma página web lo bueno que es haciendo su trabajo: Villaviciosa, corzos contra el mar.

Otra de las cosas que habían cambiado es por culpa del gusano de las narices, aunque pocas bromas con esto, me refiero al Cephenemyia stimulator: el gusano de la nariz y de la garganta del corzo. El caso es que también ha afectado a la población corcera de esta zona del Principado, y aún quedan algunos ejemplares infectados. La última vez que cacé en Villaviciosa, antes del gusano, la densidad de corzos en algunos lotes era elevada, pero, ojo, no exenta de calidad. Sinceramente, no sabía muy bien cómo me lo iba a encontrar ahora. Otro cambio más, antes, la Asociación de Cazadores El Portal gestionaba un único coto (El Portal) y ahora gestiona dos, Cordal de Peón y Valdedios, que con un total de casi 23.000 hectáreas ocupan gran parte del concejo de Villaviciosa, el de Sariego entero y una pequeña parte del de Gijón. Por último, cazaríamos en el lote de Merón, antes siempre lo había hecho en lotes interiores, y ahora lo haría en la marina, me apetecía de verdad ver corzos contra el bravo mar Cantábrico.

Otras cosas no habían cambiado. Mi amigo, de años ha, Rafael González (un referente de la comunicación de caza y pesca en el Principado con orbayunaturaleza, en papel, radio…), y que, tan generoso como siempre, me cedió un permiso suyo. Chema Pezón continúa siendo el presidente de la Asociación de Cazadores El Portal, él se encargó del hospedaje y de la sorpresa de la cena el día de la llegada; y cazaría, como siempre, con Héctor Sampedro (actualmente Héctor ya no pertenece a la guardería de la Asociación).

Mucho más que cazar

Héctor iba directo a recechar corzos que tenía ya localizados, como siempre. Entradas no muy largas, normalmente a prados entre bosquetes. La tarde de abril ya brindó alguna oportunidad a Javier, corzas y corcinos, no así al cazador, sólo ‘el abierto’ que, a última hora, casi sin luz, Héctor vio como corría paralelo al monte. Mañana será otro día.

Chema y Héctor nos comentaron que por el gusano había disminuido la densidad, algo que en ciertos lotes incluso había sido beneficioso; sin embargo, en virtud de una correcta gestión, esta campaña sólo cazarán machos a rececho, sin apurar todos los precintos que les han autorizado.

Como era Miércoles Santo, disfrutamos de una silenciosa procesión en Villaviciosa. Acto seguido, Chema nos tenía preparada una sorpresa en el restaurante La Venta de Valloberu: una pierna de corzo asada. ¡Madre mía, no tengo calificativos, aún se me hace la boca agua!

Por la mañana, Héctor, sin dudar, fue a por ‘el abierto’. Una entrada de las suyas me dejó a 170 metros del corzo. Aún había poca luz. Aunque el corzo estaba algo sesgado, como tenía buen apoyo, sólo me quedaba pedir ‘permiso’: “¿Javi, lo tienes?”. “Sí, lo tengo”. Al tiro, el animal pegó un salto enorme, pero tuvo fuerza suficiente como para salir corriendo, lo perdimos de vista detrás de un matón, pero no salió de allí. Héctor no tardó en cobrarlo. Me encantaron el encare del rifle, la luminosidad del visor con poca luz y efecto del cartucho del calibre 6,5 x 55.

Después buscamos corzos contra el mar, encontramos corzas e icnitas en la playa de Merón, nos fuimos a ver la ría, un estuario maravilloso, y seguimos alimentando espíritu y estómago.

Un artículo de Adolfo Sanz. Fotos: Javier Fuentes y Adolfo Sanz

 

LA ASOCIACIÓN DE CAZADORES EL PORTAL EN DATOS

  • Junta directiva. Presidente: José María Pezón Poladura. Vicepresidente: Manuel Miyar. Secretario: José Armando Fernández. Tesorero: Abel Berros. Vocales: Daniel Fernández Jove, José Julián Tuero, Miguel Ángel Nava, Manuel Castiello, Gerardo Morís y Rubén Estrada.
  • Guardería a tiempo completo: Manuel Miyar (guarda mayor), Rubén Rubio y Mario Raigoso.
  • Cotos: Valdedios 6.963 ha. Cuatro lotes. Concejo de Villaviciosa. / Cordal de Peón 16.034 ha. Ocho lotes. Concejos de Sariego (entero), Villaviciosa y Gijón (una pequeña parte).
  • Especies de caza mayor: jabalí y corzo. El jabalí se caza durante los recechos de corzo, en recechos específicos en julio y agosto y en batida. El corzo se caza a rececho durante la temporada hábil.
  • Especies de caza menor: predomina la becada o arcea, abunda la paloma torcaz y entran bastantes aves migratorias. También se puede cazar el faisán. Hay zonas de refugio para la caza menor en general y dos áreas vedadas para el faisán.
  • Contacto: Apartado de correos nº 19 – 33300 Villaviciosa, Asturias / info@ascelportal / http://www.ascelportal.com/

EQUIPO UTILIZADO

  • El rifle, un Sauer 101 Alaska del calibre 6,5 x 55. Muy cómodo, se encara perfectamente debido a su carrillera regulable en altura. 3,1 kilos de peso. De bonita madera laminada. Cañón de 56 cm con revestimiento Silver Ilaflon de protección contra el óxido. Cargador extraíble de 5 + 1 cartuchos. Cerrojo muy suave y de accionamiento rápido.
  • El visor, un clásico de diseño moderno, el Zeiss Conquest DL de 3-12 x 50. Muy luminoso, con visibilidad muy clara en condiciones meteorológicas adversas o de poca luz. Capa protectora LotuTec®. Retícula en el segundo plano de la imagen, su grosor no se incrementa al subir aumentos ni disminuye al bajarlos.
  • Geco es una de las marcas de la firma alemana Ruag Ammotec. El cartucho metálico Geco del calibre 6,5 x 55 con la punta clásica Teilmantel de 156 grains, resulta ideal para la caza del corzo al tener una expansión controlada que transmite la máxima energía al animal.

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.