A fondo con… Santiago Ballesteros Rodríguez

 Santiago Ballesteros Rodríguez

Abogado en derecho del medio ambiente, propiedad rural y derecho cinegético.

Aunque en alguna de las preguntas Santiago ‘se ha saltado el charco’, en el resto de nuestra conversación se ‘ha mojado’, y mucho. Más a lo Sancho que a lo Quijote –aunque, como el Caballero de la Triste Figura, sea un soñador–, no se ha mordido la lengua y le ha llamado pan al pan y vino al vino. Y ha dejado su huella indeleble con una maravillosa publicación sobre la caza y El Quijote. Inolvidable….

Caza y Safaris (CyS): Santiago, ¿por qué El Quijote?

Santiago Ballesteros Rodríguez (SBR): Porque es el libro de los libros. Porque Don Quijote es un tipo que lucha contra las injusticias, con valores. Un señor que se dedica a desfacer agravios y a recorrer los caminos en defensa de los menesterosos y en busca de aventuras. ¿Hay algo más hermoso que eso? Es un tipo solidario, que diríamos hoy. Entre tanta podredumbre y corrupción moral El de la Triste Figura es siempre un valor refugio.

CyS: «Gran madrugador y amigo de la caza…». ¿Qué primera impresión has querido que se tenga con este título?

SBR: El título define en clave positiva el contenido del libro. Me gustó desde el principio, es pegadizo, suena bien.

Mucha gente se identifica con este título, son grandes madrugadores y amigos de la caza. El título, además, impacta; el contenido del libro, también. Lo estoy presentado por toda España y la gente se ha sorprendido mucho. Han descubierto un mundo desconocido. Se han sentido orgullosos de ser cazadores. Se les ha abierto el apetito de saber más.

CyS: ¿Qué importancia tiene la caza en esta obra de Miguel de Cervantes, la más importante de la Literatura en lengua castellana?

SBR: Mucha. De hecho, ya en el primer párrafo de la novela más universal se menciona dos veces.

Cervantes utiliza la caza como un rasgo fundamental de la personalidad del hidalgo. Solamente cuando enloquece abandona el ejercicio de la caza.

La venatoria es un hecho natural en una época en la que el cazador es visto como algo muy positivo. Quevedo ensalza la caza en el Siglo de Oro y habla de la caridad de los cazadores hacia los ganaderos y los labradores. Cubierta Quijote  Santiago Ballesteros Rodríguez

Aparecen en el libro de El Quijote desde el silvestrismo a la perdiz con reclamo, pasando por la montería de la época (con lanza y a caballo), la cetrería, la caza con hurón, la de liebres, con galgos…

CyS: ¿Por qué crees que estas referencias cinegéticas han pasado ‘desapercibidas’ hasta ahora?

SBR: Ni idea. Pero me parece que también hay demasiados libros de caballerías en la caza. Además, no es fácil escribir sobre la caza en El Quijote. Desarrollar el texto, adentrarse en la época, y documentarse es una tarea trabajosa y disciplinada.

Vivimos, igualmente, en el tiempo de lo superficial, donde no hay más que ‘quita-tiempos’ que nos esclavizan. Es imposible concentrarse en la lectura o en un trabajo con el whatsapp, el twitter, el facebook, hacienda… Es absurdo vivir pendiente siempre de un teléfono o de un ‘me gusta’ de los demás. Así mismo, los cazadores no somos el ombligo del mundo. Siempre digo que fuera de nuestra tribu somos más pequeños de los que nos creemos. Nos guste o no, ésa es la realidad.

CyS: ¿Es un libro ‘sólo’ para aficionados a la caza?

SBR: Es un libro para curiosos y amantes de El Quijote o del Siglo de Oro. Para gente con ganas de saber qué era un ballestero o qué era el buey fingido o la montería de las telas, qué armas se usaban en la época, y qué preocupaba al personal en aquellos tiempos. Es un libro para todos los públicos, fácil de leer y digerir. He huido de la falsa erudición. A quien le guste la historia, la naturaleza, Cervantes y la caza le va encantar. Quién lo probó, lo sabe.

CyS: ¿Qué rol jugaba la caza en el siglo XVII? ¿Y en la actualidad?

SBR: El cazador era un tipo reputado en el Siglo de Oro. No existía la actual división entre la polis y el agro. Los ballesteros (los cazadores de élite de la época) eran unos tipos duros y conocedores del arte. Porque, para los que no lo sepan, en aquella época a la caza se le consideraba un arte. Todos los grandes artistas de la época se hacen eco de escenas de caza. Todos los grandes literatos la mencionan. ¿Alguien sabía que San Juan de la Cruz o Santa Teresa escribieron sobre caza? ¿Y que Quevedo escribió el prólogo de un tratado de caza? Hoy la caza ha bajado de categoría social. ¿La razón? La disociación entre la urbe y la naturaleza. Es difícil comprender lo que no se conoce.

 Santiago Ballesteros RodríguezCyS: Qué es para ti la caza, a nivel personal…

SBR: Muchas cosas, pero, sobre todo, un modo de entender la vida. Como decía un cazador gallego –Alejandro–, es una forma de emborracharme de naturaleza y conocer rincones naturales a los que de otra forma difícilmente hubiera llegado. La caza, en mi mundo, es una pieza más de un puzle llamado campo, pero no es el único. Me ha permitido, además, conocer a gente maravillosa que ha aportado mucho a mi vida.

CyS: ¿Volverá la caza menor a ser lo que era?

MLS: Soy manchego, del Campo de Montiel, paraíso para la perdiz roja. Hoy es un páramo casi sin caza. Cada año solían venir miles aficionados de toda España el primer día de caza. Hoy no vienen ni las águilas. Dudo que a corto plazo la caza menor sea lo que fue. Hay muchos cazadores  de menor –como yo– que ahora somos aficionados al jabalí, al corzo y a la mayor. ¿El motivo? Me es más fácil cazar un venado actualmente que cobrar una perdiz salvaje. La Administración debería haber hecho mucho más por saber qué pasa con la perdiz salvaje. Es un indicador de nuestra biodiversidad y es de ciegos no ver que algo grave está pasando. Saber que sucede no es una tarea exclusiva de los cazadores; la perdiz roja es un patrimonio de toda la sociedad. Y toda la sociedad se tiene que arremangar.

Me parece muy bien que se hagan aeropuertos absurdos de los que no salen aviones o que se gasten miles de millones en el lince, en ciudades del cine… ¿Quién se acuerda de la perdiz? ¿Quién se acuerda del capitán Scott? Me temo, sin un cambio de rumbo, que el futuro es muy oscuro.

CyS: Para ti, el principal problema de la caza en España hoy es…

SBR: No hay una sola patología que asfixie al enfermo. Hay demasiados males que concurren. Quizá lo principal sea la falta de gestión y la falta de profesionalidad. Quizá, también, la falta de criterio. La actual ‘diárrea’ legislativa es otro cáncer.

CyS: ¿Por qué los cazadores no somos capaces de unirnos en un único bloque?

SBR: ¿Por qué…? Los egos. Hay demasiados egos ¿e inteligencia? Todo el mundo quiere ser cabeza de ratón. Y, en este mundo de la caza, más. ¿Te parece normal la sopa de siglas y letras que hay en el panorama asociativo? Hay asociaciones que son cuatro y el de la moto, y venga titulares y venga chorradas.

Yo sólo creo en tres cosas: ¡trabajo, trabajo, trabajo! Ése es el grano que hay que separar de tanto titular, de tanta paja mala y tanta gilipollez. En lugar de eso, venga, ¡a crear comisiones, chiringuitos, etcétera! Seré más claro: la unión es imposible, quienes la postulan no creen en ella, ni los más pequeños. Es el sino de la condición humana: ¡en mi taifa mando yo!  Santiago Ballesteros Rodríguez

He escuchado a algún petimetre decir que en su comunidad tenía que saber hasta lo que se hacía en un cuarto de baño. ¿Con esta altura de miras es posible la unidad? Y luego están los que no dan un palo al agua y opinan de todo o, incluso, se apropian de ideas y trabajos ajenos. En fin, un panorama poco alentador, la verdad.

CyS: Tú que conoces la RFEC, ¿qué opinas de lo que está pasando y cuál sería la solución?

SBR: Opino lo que el 97% de los cazadores y ciudadanos españoles: me produce indignación que una entidad así sea hoy una escombrera.

Y todo en apenas dos años y medio de autosuicidio inducido. Resulta chocante (?) que la Administración no haya puesto orden. Me pregunto si es normal que un año y pico después de declararse nulo un proceso electoral de 2012, por la Audiencia Nacional, sigan sin celebrarse elecciones… Me pregunto cómo el Consejo Superior de Deportes no ha puesto fin a esta situación de provisionalidad… Me pregunto muchas cosas. Como ciudadano y cazador este panorama me produce gran desazón. ¿La solución?, buena pregunta…20130425_094017

CyS: Una vez que las federaciones autonómicas se han ‘independizado’, ¿estarían dispuestas a volver al seno de la RFEC si ésta se reconduce o ya no querrán renunciar a las ventajas –sobre todo económicas– conseguidas?

SBR: Una vez que se esturrea la lumbre es muy difícil volver a juntar los rescoldos. Creo que todas las federaciones autonómicas consideran su casa a la española. El problema es que cuando en casa se te veja, se te maltrata… es difícil seguir en casa y no coger la maleta. Entiendo que las aguas tendrán que volver a su cauce, pero por el camino se ha perdido mucho. Y lo peor, sin necesidad, sin justificación. Hay federaciones autonómicas que realizan un gran trabajo. Yo creo que su estela es el camino a seguir. Y no cito a ninguna para que nadie se sienta ofendido.

CyS: ¿Qué pasará con la ONC si el F8 volviese a la RFEC? ¿Volveremos a tener dos ‘cabezas’ representativas del sector?

SBR: No me corresponde a mí responde esa pregunta. Es un charco que me voy a saltar…

La unión hace la fuerza, pero el ser humano es como es. Creo que hacen falta líderes sin tacha. Dentro de la ONC y de las federaciones hay gente muy de primera que puede ejercer ese liderazgo. Pero eso es política y a mí la política no me interesa. Yo soy un cazador que escribe, un abogado rompe-zapatos testarudo. En la vida pública hace falta generosidad y grandeza de miras, ¿es mucho pedir?

CyS: ¿Crees que la Real Federación Española de Caza volverá a ser lo que fue o hay que buscar otro  Santiago Ballesteros Rodríguezreferente?

SBR: Yo soy un hombre federativo. Creo profundamente en la razón de ser de la federación. De hecho, actualmente sigo vinculado a la Federación de Caza de Caza de Castilla-La Mancha como asesor jurídico.

Con sus sombras y sus errores, el mundo federativo desempeña fielmente el papel de paladín de la caza y de cientos de miles de aficionados. Por eso no se puede permitir que la entidad más representativa del mundo cinegético se haya convertido en una chatarrería, en un lodazal hediondo.

Los aires han cambiado. Son tiempos de ejemplaridad, de hacer las cosas bien. No hay lugar para la mediocridad. Sólo debe haber sitio para los hombres de bien, para los justos. ¿Utopía…? Puede ser, ¡déjenme soñar! Hay mucha gente federativa trabajando por y para los cazadores de cien mil raleas de este país que merecen una esperanza.

CyS: ¿Nuestra última pregunta siempre es la misma para todos nuestros entrevistados, ¿qué les dirías a los jóvenes que se acercan a nuestra afición?

SBR: Lo que dijo Cervantes, que se dediquen a la caza y «verán como les vale un pan por ciento».

Que madruguen, que trabajen. Que sin madrugones y horas de trabajo no se consigue nada en esta vida. Especialmente si se parte de abajo. Que carácter es destino. Y que no se desvíen nunca del camino recto y se dejen atrapar por los cantos de sirena. Es tiempo de quijotes…

 

 Santiago Ballesteros Rodríguez

 

 

Por  Equipo de Caza y Safaris y CazaWonke

Deja un comentario