Caza Menor Opiniones Pluma invitada

¿La gran traición? Respuesta de Artemisan al artículo “Sobre tórtolas y codornices; la gran traición”, de Antonio Conde

tórtola europea

¿La gran traición? Respuesta de la Fundación Artemisan al artículo “Sobre tórtolas y codornices; la gran traición”, escrito por Antonio Conde en Cazawonke.com.

Hemos leído, con cierta sorpresa, un artículo en el que se realizan una serie de afirmaciones ciertamente desafortunadas sobre la tórtola común, y en el que entendemos que se cuestiona el trabajo realizado por Fundación Artemisan y Federaciones Autonómicas de Caza durante los últimos años.

Por ello, nos vemos en la obligación de responder a varios puntos.

Situación de la tórtola traición 

Antes de nada, nos  gustaría recordar la situación global de la tórtola, más allá de lo que pase en un coto concreto.

Y la situación es que la especie ha desaparecido en muchos territorios de España y su presencia en otros tantos, es residual.

Se calcula que en Europa han desaparecido el 70% de las poblaciones reproductoras desde los años 1970 y en el caso de España, se estima que desde los años 1990 se han perdido un 30-40% de las poblaciones.

Es cierto que uno puede fiarse más o menos de los datos en función de quién los dé, y que todavía quedan muchos lugares que, con mucho esfuerzo, mantienen elevadas densidades de tórtolas, pero la realidad es tan palpable que negarla sería un gran error.

Antecedentes

Por otro lado, es necesario hablar de los antecedentes. El pasado año 2019, la Unión Europea remitió al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, así como a todas las comunidades autónomas, una carta instando a cumplir con el plan de gestión de la especie, que incluía una moratoria de la misma.

En este contexto, todos los consejeros competentes, ante el miedo de una posible sanción o incluso inhabilitación, trasladaron a las secciones de caza correspondientes la necesidad de aplicar dicha moratoria para la orden general de vedas de este año.

Fue en ese momento cuando desde Fundación Artemisan propusimos al Ministerio de Agricultura poder participar con nuestro equipo científico en el Comité de Caza y Pesca nacional, donde solo participan los directores generales de las CCAA.

Petición que fue aceptada y que nos permitió proponer el desarrollo de un plan de gestión, exponiendo también la gravedad para la propia especie de una moratoria.

Pasamos a comentar algunos de las afirmaciones que se hacen en la carta:

    1. El absurdo retraso de la media veda (la tórtola hasta el 29 de agosto) provocará que la gran mayoría ya se haya ido”. 

¿Absurdo? No se trata de un retraso, sino de un ajuste de los períodos hábiles de caza con la reproducción de la tórtola, tal y como nos dicen los estudios realizados en los últimos años.

Estudios que revelaron que cuando se comenzaba a cazar la tórtola el 15 de agosto, una proporción significativa de las tórtolas todavía tenía pollos en el nido. ¿A alguien se le ocurriría cazar perdices cuando estas tuvieran pollos? traición

Estamos de acuerdo con que en muchos cotos es posible que las tórtolas se hayan marchado a finales de agosto, pero esto puede suceder también a mediados del mes, sobre todo si el tiempo cambia o vienen tormentas.

Nos gustaría recordar que los períodos hábiles de caza para todas las especies cinegéticas se fijan desde la Unión Europea, trabajo al que Artemisan y RFEC dedicamos un gran esfuerzo durante el 2018 y 2019 y a partir del cual se fijó que la caza de la tórtola en la Península Ibérica debe desarrollarse a partir del 20 de aosto.

Es cierto que se podría haber comenzado el periodo al mismo tiempo que la paloma torcaz pero, como ya hemos comentado, se propone un plan de gestión para España que reduzca los cupos al menos en un 50% y, con esta fórmula de no hacer coincidir el primer día de caza de tórtola con el de paloma, se permitirá una importante reducción de las capturas, principal objetivo para que la caza de esta especie no sea prohibida de por vida.

  1. “El absurdo cupo de 5 por persona y día en tórtolas hará que esos pocos lugares apenas puedan aprovechar ese aumento de pájaros”.

De nuevo, ¿absurdo? Los cupos responden a la necesidad de bajar la presión de caza sobre la especie,  porque bastaría con “pasarnos de la raya” un día de caza para acabar -o dejar muy dañada-, con la población de tórtola que tengamos en nuestro coto.

Esto de pasarnos de la raya, por desgracia, sucede en cotos que no respetan los cupos y que con sus grandes tiradas sin respetar los cupos, perjudican a aquellos que sí lo hacen. traición

No hay duda de que antes de cupos “por cazador”, debiéramos tener cupos “por territorio”. Por ello estamos trabajando en el Plan Adaptativo de la Tórtola (junto a otras entidades de España, Francia y Portugal), que tiene por objetivo calcular cuáles serían estos cupos a mayor escala y para cada país.

Es injusto, sin ninguna duda, que cotos que estén cuidado la tórtola varios meses al año,  y mucho más si son zonas reproductoras, tengan el mismo cupo que otras zonas sin gestión o que son de paso, pero estamos buscando las fórmulas para ello.

2

  1. “Otros aspectos incompresibles [] Pues bien, resulta que, mientras que en España sólo podemos empezar a cazar codornices el 22 de agosto y tórtolas el 29 de agosto, en Marruecos empiezan el 1 de julio. ¿Alguien puede explicármelo?”

Sí, lo explicamos. En el caso de la tórtola, las que se cazan en Marruecos son, en su inmensa mayoría, tórtolas que no cruzan el Estrecho de Gibraltar y que pertenecen a la subespecie Streptopelia turtur arenicola.

Estas tórtolas se están beneficiando de la transformación del paisaje en el país vecino y de las miles de hectáreas de cultivos, incluyendo olivares, naranjales y otras especies que hacen que haya densidades superiores a más de 20-30 nidos por hectárea (como suena).

Para el 1 de julio, estas tórtolas ya se han reproducido en su mayoría en Marruecos, y, por otro lado, “nuestras» tórtolas, ya cruzaron el estrecho tiempo atrás. traición

En el caso de la codorniz, la temporada de caza (legal) comienza después del verano y se extiende hasta enero.

  1. “Así, deberían ilustrarnos sobre por qué se pone el énfasis en el sur de Europa (básicamente España) cuando se habla de una especie intercontinental. Por qué nadie dice nada sobre la realidad de la población global de la tórtola en vez de creer que es una especie específicamente ibérica. Por qué, en vez de defender a la caza española, se baja la mirada ante algo que nadie del mundo de la caza puede negar conocer: cuanto, cómo y cuándo se cazan tórtolas y codornices en el norte de África”.

En primer lugar, el problema del norte de África es bien conocido por todos y seremos los primeros en denunciar las prácticas ilegales que se realizan con la tórtola, la codorniz y con otras especies.

Pero a veces se ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, echando la culpa a los demás pero sin ser crítico con lo nuestro. traición

El énfasis que ponemos el sur de Europa y en España, se explica porque en la Península Ibérica están en torno al 75% de las tórtolas que se reproducen en Europa.

La mejor forma de defender a la “caza española” es mejorar la gestión y caza que hacemos aquí, y seguir presionando para que en África las cosas mejoren. Pero seguir echando la culpa al vecino, no cuela.

media veda

  1. “La media veda no importa a las principales asociaciones cinegéticas. No acierto a ver qué es lo que importa y deja de importar a las principales asociaciones cinegéticas. Lo que es evidente es que la media veda les importa un bledo. Debe ser que con ella no se mueven votos”.

Si fuera así, no estaríamos dedicando tantos esfuerzos, tanto en España como el Bruselas, para defender la gestión y caza sostenible de las especies migratorias.

En el caso de la tórtola, no sabemos si se es consciente de que, desde el 2018, la Unión Europea viene pidiendo la prohibición total de su caza.

De hecho, existe un proceso de infracción abierto contra España y Francia por no haberlo llevado a cabo.

Nos tememos que la codorniz seguirá el mismo camino, por lo que ya estamos trabajando para que no suceda.

  1. “Pero la cosa no acaba en fechas y ridículos cupos, porque continua con las condiciones; prohibición de poner puestos a cientos de metros de las siembras y tope horario. Vamos, igualito que en Marruecos. Si nos dicen que podremos cazar todas las tórtolas que podamos coger volando, el resultado sería el mismo. Me pincho y no sangro”.

Tenemos dos opciones: seguir cazando igual y que la tórtola desaparezca -o que nos prohíban definitivamente su caza-, o cazarla menos, de forma más sostenible, para continuar disfrutando de su lance.

Si, tal y como están las cosas, alguien piensa que cazar 5 tórtolas en un día es “poca cosa” y con la cantidad de torcaces que hay en muchos sitios, quizás habría que plantarse qué tipo de cazador se es -y el mensaje que mandamos a nuestros más jóvenes y a la sociedad en su conjunto-.

  1. Más de uno se defiende diciendo que ha sido una cesión impuesta por la Unión Europea. Que era esto o nada. Podría creerles si hubiera visto a uno sólo de ellos argumentando con coherencia esto que digo ¡y que muchos más dicen! Si hubieran empleado un solo euro de sus excelentes presupuestos en hacer un estudio poblacional general de esas especies.

Desde Artemisan venimos insistiendo desde nuestra constitución en que tenemos un problema de falta de datos.

Es evidente que las administraciones públicas no han cumplido su función e invertido en el conocimiento y mejora de las poblaciones cinegéticas.

Pero también debemos ser autocríticos y pensar que el propio sector debería haberse preparado mucho antes. traición

No obstante, se está haciendo un inmenso trabajo en este sentido. Por parte de la Fundación Artemisan, con todas las asociaciones que la apoyan, se han invertido en poco más de dos años más de 300.000 € privados en el desarrollo de líneas de investigación.

Desconocemos si alguna otra entidad ha hecho algo similar.

  1. Estaría encantado de recibir un vapuleo argumentativo que me obligara a retractarme, pero no creo que llegue. La respuesta será un estruendoso silencio y, por desgracia, seremos tres gatos los que clamemos en el desierto contra esta traición.

No es nuestro objetivo vapulear a nadie, pero sí queremos informar de todos aquellos aspectos que parte de la sociedad cazadora posiblemente desconozca.

No esperamos que el autor se retracte, tampoco es ese nuestro objetivo, sino únicamente evitar que se viertan argumentarios sin tener todos los datos y que los cazadores tengan acceso a la información del inmenso trabajo que muchas entidades estamos llevando a cabo cada día sin descanso y con mucho esfuerzo.

  1. Si la Administración ambiental es la gran desconocedora del campo español, las organizaciones cinegéticas principales han arrastrado sus vestiduras honoríficas por el lodo del deshonor. No puedo creer que no sepan lo que he expuesto; simplemente «están para otras cosas más importantes». El año que viene, otra partida de subvenciones para estudiar si la pata de la perdiz es roja o colorada, o si el venao ibérico es así o asá. gran traición

Nos queda claro que el autor del escrito no conoce la labor que Federaciones y Artemisan vienen realizando desde hace años, que no es otra que trabajar para que nuestras especies de caza estén mejor conservadas y nuestra actividad justificada y valorizada.

Para ello, realizamos proyectos específicos que buscan resolver problemas complejos, como es la conservación de especies como la tórtola y codorniz, y la mayoría de nuestro presupuesto no depende de subvenciones, sino de aportaciones privadas de personas realmente preocupadas por la caza y con ganas de defenderla.

Trabajamos codo con codo con cazadores, gestores, propietarios, con la Administración y, por supuesto, también escuchamos a aquellos con los que no siempre estamos de acuerdo en todo, con quienes estamos encantados de intercambiar la información necesaria, sobre todo cuando parecen desconocer el trabajo que se está llevando a cabo. Esta es nuestra filosofía y así seguiremos actuando.

No obstante, lo que no nos queda claro en las líneas que publicaba el autor del artículo es si defiende la necesidad de proyectos para garantizar la caza y que se aporte dinero por parte de las organizaciones o si, por el contrario, los rechaza -seguramente los ignore-, atreviéndose incluso a ironizar sobre ellos, echando así por tierra el trabajo de muchos cazadores que invierten su tiempo, su esfuerzo y su dinero en defender de verdad la caza y trabajar por su continuidad.

Fundación Artemisan

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.