¡No podréis con nosotros!

images_wonke_opinion_alberto-nunez_alberto-nunez-seoane-foto-portadaLlega un momento en que a uno se le quitan las ganas de seguir argumentando, de continuar esgrimiendo razones… intentando el diálogo. Sé que no se debería llegar a situaciones como ésta, por muy zopenco que sea el contrincante, por muy ignorante que fuese el interlocutor o por muy imbécil que sea el tertuliano de turno; sin embargo, el fanatismo en el que se revuelcan los intolerantes que niegan cualquier opción que no sea la suya, hace muy difícil mantener la siempre debida compostura formal y dialéctica.

La sarta de despropósitos, manipulaciones, mentiras, injurias y calumnias que vierten a la opinión pública toda esa montonera de falsos ecologistas, cutres, extremistas e ignorantes, me empujan a un cambio en lo que, hasta ahora, ha sido una logística defensiva y también a un giro sustancial en la actitud a mantener ante esta parva de descerebrados, faltones y embusteros.

Lo he dicho y escrito muchas veces: ¡no es la naturaleza su razón ni la ecología su instrumento! Los integrantes de esos movimientos anticaza, fascistas y excluyentes, sólo se mueven por uno de estos tres motivos: el poder, el rencor o la ignorancia. No hay otra, ya pueden escupir lo que les venga en gana, sólo eso es lo que hay.

La tecnología que disfrutamos hoy en día, hace muy fácil y asequible, afortunadamente, la comunicación, el intercambio y la difusión de noticias; pero, también, desafortunadamente, la propagación masiva de consignas torticeras, la tergiversación, alteración o el fraude informativo. Ellos lo saben… y lo utilizan.

Cualquier imbécil tecleando ante un ordenador puede verter a la Red cuatro arrobas de datos inventados, de infundios malparidos o de presagios anclados en el más ridículo de los absurdos.

Luego, diez puñados de cretinos aburridos, recogerán, más que el guante, la hostia mental, se pensarán profetas y, enfundados en el verdoso burka de la majadería intolerante, saldrán a predicar con panfletos tendenciosos, por emisoras verduleras o en cadenas de televisión populistas, graciosillas ellas o, simplemente, ruines.

La cuestión, despreciables ecotalibanes anticazadores, es que no vais a poder con nosotros. No importa las felaciones mentales que os hagáis en vuestra deprimente estupidez, no importa que saltéis, botéis, gritéis, mintáis o inventéis: vosotros os iréis y nosotros seguiremos. Y lo haremos, no por armar más ruido, sino porque la razón, os guste o no, lo admitáis o no, está de nuestra parte. Los datos nos apoyan, la ciencia nos respalda, la lógica nos sustenta y la verdad nos acompaña.

Yo, en particular, estoy hasta más debajo de la coronilla -unas cinco cuartas más o menos- de los ‘gurús’ que, sin que naide les llame, acaban por meterse en las partes de todos para ‘arreglarnos’ la vida. Estoy hasta la punta del… gorro de las melosas beaterías y rosáceas pamplinas que dibujan una naturaleza inexistente, unos animales salvajes inexistentes, ‘peligros de extinción’ inexistentes… hasta el mismísimo forro de… las axilas estoy, vamos.

¡Hasta matar nos quieren! Sí, sí, no son uno ni dos los que infestan las redes sociales con, no ya amenazas, sino deseos explícitos de acabar con nosotros mejor pronto que tarde. ¡Es el colmo!

¡Ah, por cierto…! creo que había una Federación Española de Caza… ¡muy activa ella! Me siento, como cazador, totalmente respaldado, apoyado y defendido… ¡qué suerte!, menos mal que contamos con organismos como ella, la RFEC, que se ocupa y preocupa de nosotros y de nuestros intereses…

No sé el tiempo que hará falta, el que sea, pero cuando transcurra, vosotros os quedaréis en vuestro mundo de mentira, con BambiPumba… Nosotros seguiremos cazando palomas y perdices… y guarros, y venaos, y lobos… y leones, y osos, y elefantes, porque, también gracias a la caza y a los cazadores, todas estas especies, y muchas otras más, seguirán poblando nuestro planeta azul, ¡no verde!

 

Por Alberto Núñez Seoane.

Deja un comentario