En respuesta …

Óscar

Corría el año 2009 y a alguien se le ocurrió hacerme una entrevista para el suplemento del periódico Hoy, La Caza y Su Mundo. En la misma, en su sección joven, aparecía cada mes, la vida y obra cinegética de jóvenes cazadores extremeños.

Pues bien, no se por qué extraña razón, hubo una vez que me tocó a mi. Lo que al principio pensaba sería una agradable experiencia, que me llevaría a sumergirme en gratos recuerdos y a desgranar experiencias vividas, al mes siguiente de publicarse, todo se tornó en rabia e impotencia. Primero, porque la Federación Extremeña, que era quien financiaba la revista, coartó mi libertad de expresión y me vetó parte de una respuesta, en las que les daba un toque de atención, y la segunda a causa de un indiscriminado ataque hacia mi persona, por parte de alguien de cuyo nombre no quiero acordarme.

Y me explico. La entrevista se publicó, previo reportaje en nuestra finca, sobre la gestión que realizamos sobre especies como el conejo o la perdiz, así como el control de depredadores, que nos hicieron desde el extinto programa Coto Abierto, que magistralmente conducía mi compañero y amigo Borja Caldera y que emitía Canal Extremadura. Durante ese reportaje, hicimos la entrevista y se sacaron algunas instantáneas que a posteriori, saldrían también en la revista.

La cosa es que, lo que yo pensaba que sería algo ilustrativo y bonito, que recordaría para siempre, sirvió de acicate para que ninguna cámara pisara un palmo de terreno de nuestras fincas en época de veda, y, por lo tanto, de gestión, cría y cuidado de la caza.

No fue por el reportaje en sí, pero todo influyó. Y es que al mes siguiente, y en la misma publicación, en un artículo de opinión, cargaron tintas contra mí y mi familia. En su día no quise responder por cogerme de sorpresa y evitar entrar en guerras absurdas. Pero es duro que alguien que ha disfrutado de cazar en tu casa en varias ocasiones, pueda hablar así sin motivo aparente alguno. Pero la principal motivación para no hacerlo, fue que ya se estaba fraguando el proyecto JUVENEX, que sin duda, y si todo salía bien, como así ha sido, respondería a ese infame artículo, que hoy, además, lo que me provoca es la risa.

Nada como madurar las cosa y hacer correr el tiempo en su justa medida, para desmontar la teoría de que sólo el dinero puede hacer posible el criar, cuidar, trabajar y luchar por la caza. Se necesita trabajo, tesón, coraje, ilusión, tenacidad y constancia. Hoy, casi seis años después, puedo decir con orgullo, con hechos y no con palabras, sin tener la necesidad de desprestigiar, calumniar y atentar contra el honor de las personas, que se puede responder con contundencia, a quienes tienen necesidad cada día, de buscar la confrontación y desunión de nuestro colectivo. Para él y para ellos (saben quienes son), ahora más que nunca, lucharé con más fuerzas.

 

Óscar Ángel Díaz González
Secretario de JUVENEX y cazador.

 

Deja un comentario