Pluma y pólvora: ‘Los cojones encima de la mesa (con perdón)’

Perdonen la expresión, pero aquí los cojones encima de la mesa los puso el mundo taurino. Tras los graves comentarios de algunos desalmados, los taurinos denunciaron a esas personas y decidieron hacer todo lo posible para ponerlas ante un juez y que no quedasen en agua de borrajas esas barbaridades que escupían por la boca. A día de hoy creo que hay varias de esas personas con un disgusto considerable.Anoche recibí muchos avisos de amigos cazadores indicándome que en “la Cuatro” pondrían un reportaje sobre la caza en África y en el cual los cazadores no saldríamos muy bien parados. Me negué a verlo, pues es más de lo mismo y me gusta dormir tranquilo.
Es más de lo mismo porque a nuestros representantes les da igual mientras sigamos aportando nuestro dinero.
Lo que ocurrió con el torero , se había repetido meses antes con un cazador herido de muerte por un jabalí en un monte gallego, del cual se reían, mofaban y alegraban de su muerte, anteponiendo al jabalí a la vida humana; lo mismo ocurrió con la muerte por accidente de varios cazadores.
¿Y cómo terminó todo? Nada, que la familia tuvo que aguantar esas vejaciones y los cazadores mordernos los nudillos ante tamaña ofensa que quedó impune.
Y siguen como si nada, dándonos recomendaciones para la media veda, para la general, para las monterías y para todo, y nosotros, mientras, aguantando carros y carretas en redes sociales y medios de comunicación.
Que no, señores, que no, que a mí me importa más bien poco la anilla de una codorniz, de una tórtola o una becada, que lo que de verdad me importa es que se defienda mi pasión ante los ecorradicales y que uno a uno vayan pasando por caja a saldar su deuda por reírse de la muerte de un cazador, amenazarnos de muerte o manipular nuestros perfiles.
He recibido decenas de amenazas, tengo un archivo con pantallazos y su URL correspondiente de verdaderas barbaridades dirigidas a cazadores fallecidos y, sobre todo, a mujeres que practican la caza. Y, a día de hoy, tan sólo ENDECA y ANATUR me ofrecieron su ayuda, a mí y a otras personas.
Pongan los cojones encima de la mesa y empiecen hacer algo realmente interesante por defender la caza y a los cazadores, y déjense de recoger anillas y figurar en revistas y campeonatos.

Por Juan Lobón

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.