¡Cuervos en la caza!

¡Cuervos! es la palabra con la cuál definiría a los diferentes medios de comunicación que estos días han estado informando del trágico suceso ocurrido en el municipio del Salobral.

Según la RAE, se trata de un ave muy inteligente, oportunista y carnicero, así es como defino yo a esos periodistas que han utilizado la palabra “cazador” como parte de su trabajo para describir al presunto asesino de lo acontecido en este municipio.

Estoy de acuerdo al igual que todas las personas en la libertad de expresión que nos otorgan las leyes de nuestro estado y de informar de todo aquello, cuanto ocurra en nuestro país o fuera de este sin la manipulación de la verdad.

Es doloroso ver lo que le ha ocurrido a esa familia y desde aquí mandarle todo mi apoyo y afecto, pero como cazador que soy, es triste como estos días podíamos leer, ver y oír como presuntamente “Un Cazador y buen tirador, asesinaba a varias personas”. Pienso y me duele ver y escuchar como hoy, desayunado en un bar, varias personas comentaban “A un cazador se le ha ido la olla y ha matado …” Creo que desde estas líneas, desde las cuales me puedo expresar, en nuestro país y en todo el mundo ocurren homicidios, asesinatos, reyertas, y nunca o casi nunca he leído en un periódico o informativo empezar diciendo, un banquero, médico o cualquier otra profesión mata, asesina o apuñala a ciertas personas.

Ya esta bien ¡Cuervos!, podéis informar de todo pero a veces sobran los matices, cualquier persona tenga el hobby que tenga, sea pescador, motorista, senderista, escalador o esquiador o lo que le venga en gana de sus santos cojones, puede sufrir o cometer alguna barbarie social pero, como eso no vende, no lo nombráis.

A día de hoy me sigo preguntando: ¿Qué hemos hecho para que se nos etiquete de por vida y nos miren mal?
 
Son muchos años defendiendo una pasión, un arte pero, a veces, te cansas de lo que opinan la gente de ti. En ocasiones cuando he conocido a alguien y me ha preguntado ¿cuál es tu hobby? le decía ¡la caza!…  Me miraban y me criticaban por lo que hacía sin tener ni idea lo que ello significa.

Pienso que somos un colectivo muy vulnerable, nos apalean por todos los rincones de España y nadie sale a defendernos. Somos un grupo que entre nosotros nos hacemos fuertes pero solos no matamos ni a una mosca. Es penoso saber como políticos, deportistas, escritores, actores…  aman la caza privadamente pero no la defienden públicamente ya que está visto mal socialmente y pueden perder unos votos, perder contratos, dejar de hacer películas o no vender ni libros ni discos musicales.

Señores cazadores esto es España, un país donde ser cazador significa ser una persona potencialmente peligrosa para la sociedad, ya que posee conocimientos de armas y piensan que somos vampiros, que tenemos o mostraremos en alguna ocasión sed de sangre humana!

Soy cazador y lo seguiré siendo y, ahora con más fuerzas, seguiré luchando por este noble arte y convenciendo a la sociedad para que no se nos mire como si fuésemos bichos.

Por ello y por más ser cazador no es ser asesino, pero un asesino puede ser cazador, esto es lo que deberían vender toda esta pandilla de cuervos que siguen echando mierdas sobre nosotros y no les interesa el dolor de las familias afectadas, sino vender y contaminar a la sociedad con la peste que salen de sus bocas.

Desde aquí y en nombre de los cazadores, aquí nos tienen y me tienen para lo que quieran y, desde todos los rincones de España, transmitirle todo nuestro apoyo, afecto y cariño a las familias afectadas del Salobral en estos duros momentos de su vida.

Deja un comentario