La caza es solidaria

Nosotros lo sabemos y no nos cabe la menor duda, pero, ¿lo sabe el resto de la sociedad? Como en tantas y tantas y tantas ocasiones el personal de ese otro mundo, ajeno a nuestro mundo, no se entera de la misa ni media. Y luego nos quejamos de incomprensión…

 

Para acabar bien el año nos acostamos con la noticia de que en la página web, nada menos que de la Casa Blanca –con el nombre de We the People, Nosotros el pueblo–, un grupo ‘anónimo’ ha realizado una petición on line para que el Safari Club Internacional sea declarado ¡grupo terrorista! 

El motivo es lo de menos –bueno, el ‘genial’ motivo no es otro que por «Estar diezmando a los predadores hasta el borde de su extinción», ¿se puede ser más imbécil?–. La razón por la que hacemos referencia a esta tontería no es otra que la absoluta falta de desconocimiento del resto de ese mundo al que hacíamos referencia de cualquier cosa relacionada con este nuestro mundo cinegético. ¿Alguien sabe, incluso dentro de nuestro sector, que la Fundación del Safari Club Internacional, SCIF, lleva invertidos más de cuatrocientos cincuenta millones de dólares –unos cincuenta y nueve mil millones de las antiguas pesetas– en proyectos de conservación de la biodiversidad, en estudios científicos sobre fauna (en los que se incluyen los predadores, claro), pero, sobre todo, en acciones solidarias, llevando desarrollo allí donde es más necesario e, incluso, proporcionando más de un millón de raciones de alimento, con carne de caza, para aquellos que no tienen qué llevarse a a la boca…? ¿Alguien conoce algo de esto…? ¡Así nos va!

 

El pasado 15 de diciembre, aquí, en nuestro suelo patrio, concretamente en las finca Las Hornias Bajas, en Piedrabuena, por iniciativa personal y privada, claro, se celebró una montería benéfica para recaudar fondos en favor de una ONG y poder llevar una sonrisa a los niños que más lo necesitan durante estas fiestas navideñas que ahora estamos viviendo. La idea surgió de alguien que, independientemente de cualquier condicionante en su vida personal, lleva en su sangre la caza y la solidaridad. Se llama María Romero de Alba y es colaboradora –y buena– de Caza y Safaris y de nuestro portal CazaWonke. María, con una conciencia social que la honra, no ha dudado en poner su persona, su tiempo y el de su familia, y su propio dinero, a disposición de una causa cuyo único fin es ayudar a los demás. Y le ha costado muchas, muchísimas, horas de sueño, damos fe de ello. 

 

Pero hay más. Desde el primer momento en el que, de una forma u otra, se difundió esta iniciativa, el mundo de la caza se ha volcado en lograr que todo salga a pedir de boca. No ha sido el mundo de la caza en general, ha sido un mundo de la caza reducido, de amigos, colaboradores, conocidos, del boca a boca, de la llamada telefónica, del correo electrónico… Pero el mundo de la caza se ha volcado con la solidaridad. Daba mucha alegría, y nos llenaba de orgullo, ver cómo un grupo de cazadores, jóvenes la mayoría de ellos, se ‘pegaban’ por pujar en la subasta de la víspera para dejar más beneficios para una causa tan noble y solidaria… del mundo de la caza. La propiedad de la finca, las casas comerciales, personas anónimas privadas, incluso no cazadores (aportando donativos en la Traviesa Cero), todos, han puesto su corazón, y su granito de arena económico, para que alguien, el que más lo necesita, pueda tener una sonrisa en su boca estas Navidades… 

 

¡Gracias, María! ¡Gracias, cazadores! Gracias en nombre de aquellos que recibirán vuestra generosidad, pero, sobre todo, gracias por demostrar, una vez más, que la caza es algo más, que nuestra afición, nuestro modo de vida, es tan solidario, y tan normal, como el que más. Eso sí, no podemos obviar la pregunta que nos estamos haciendo desde el principio: ¿llegarán estas iniciativas, estos hermosos actos, a ese resto del mundo ajeno al nuestro…? Si no nos ponemos pronto, ya, manos a la obra… estamos perdidos.

 

Comienza un nuevo ciclo, un año nuevo que, según los agoreros, sigue pintando en bastos. Para nosotros, nuestra publicación, es el 31º aniversario… Algunos de los que nos leen no habían nacido cuando empezamos nuestra andadura.  A pesar de todos los agoreros y todos los pesares, desde aquí les deseamos que, con espíritu de superación, siempre, todos sus sueños se hagan realidad en 2013. ¡Feliz año!

 

 

Deja un comentario