Echando el ascua a nuestra sardina

La entrega de los premios Caracola, en Los Yébenes, y posteriormente la entrega del premio Megacero, quedará como una de esas fechas que merece la pena guardar en el recuerdo.

Para quien no estuvo, será como el que se perdió el concierto de Los Beatles… o la faena de José Tomás al toro de Barcelona. Momentos irrepetibles. Era la edición número veintiocho de la entrega de estos premios que reconocen anualmente el buen hacer de organizadores y propietarios. Los reconocimientos más importantes de la montería española y la  primera gala  con Antonio Mata  al frente como director de Caza y Safaris. Honradamente creo que marcó un antes y un después. ¡ Enhorabuena Antonio! No es fácil salir de toricantano en Sevilla y abrir la Puerta del Príncipe, y tú ayer lo hiciste entre los olés de una afición consagrada y agradecida, en Los Yébenes, capital de la montería de los montes de Toledo donde fuimos recibidos por su alcalde, Pedro Acevedo; Caza y Safaris demostró que con ganas, voluntad, sacrificio e ilusión es posible enmascarar la crisis y organizar un acto elegante, bonito y enmarcado en un escenario montero “hasta las trancas”.

La elección del auditorio municipal para hacer la entrega de Las Caracolas fue sin duda un éxito. Disfrutamos de intervenciones memorables como la del alcalde de Andújar, Jesús Manuel Estrella, que agradeció la presencia de las autoridades de la Junta de Castilla y la Mancha, recordando cómo cuando se celebró la entrega en la ciudad de Andújar, las autoridades de la Junta de Andalucía, excusaron su presencia. Parte de la corporación municipal de la ciudad andaluza, acudió a recoger la Caracola de Oro, que se le otorgaba este año como reconocimiento a la labor que el municipio jiennense hace en pro de la caza. Los alcaldes de las dos ciudades que ejercen la capitalidad de la montería en Sierra Morena y en los Montes de Toledo hermanaban así sus ciudades en un acto donde ambos intervinieron como en un tercio de quites, dejando lances retóricos para el recuerdo de la afición. La Caracola de Oro , a la mejor montería fue para Gescaza y El Navazo.

Cuando pensábamos que ya habíamos oído todo, se abrió de capa como en las grandes tardes Alberto Núñez Seoane que remató la faena dejándonos a todos un gran sabor de boca.  

Salimos del auditorio como en las tardes memorables de la Ventas, cuando en Madrid los aficionados suben la calle Alcalá dibujando naturales y derechazos para el recuerdo.

Después de la comida, Juan Garoz ( taxidermista inmenso), nos abrió las puertas de su casa y su museo para  asistir a la entrega del premio Megacero, que en esta ocasión, recibió el marqués de Laula, Don Iñigo Moreno de Arteaga, que acudió a la ceremonia acompañado de su esposa, la infanta real Doña Teresa María de Borbón Dos Sicilias, duquesa de Salerno.  El acto emotivo y familar, a pesar de la gran asistencia de público, terminó con un vino, acompañado de embutidos y salazones de la tierra que hicieron que la tertulia en casa de Juan Garoz se prolongara hasta altas horas de la noche.

Los que estuvimos, daremos lances de capa y contaremos naturales de ensueño a los que nos escucharán con sana envidia. Los que no estuvieron tendrán una nueva ocasión en 2013, porque Caza y Safaris promete superar listones de ilusión en manos de este, su nuevo director, Antonio Mata que ha dado un giro para enmarcar en la memoria de los buenos aficionados.

Aunque sea mi sardina, en esta ocasión merece arrimarle el ascua.

Deja un comentario