Montería de la mancha ‘El Chaparral’, de Castilforte

Sin más preámbulos comenzó el sorteo, por armadas, para cerrar lo antes posible la extensa y preciosa mancha de El Chaparral, con cinco armadas y una traviesa. Chaparros predominantes, como es lógico, con acompañamiento de robles sobre un terreno calizo.

Mancha alargada ideal para soltar las seis rehalas seleccionadas a ida y vuelta, en Castilforte cuidan mucho este aspecto. Las rehalas trabajaron muy bien, dirigidas perfectamente por Esteban Meño júnior, al que no pocas veces le acompaña su hija Lydia, de siete años, con una afición sin límite por los perros, claro, que de casta le viene al galgo, y no sólo de su padre, también de su abuelo Esteban que formó una de las primeras rehalas de Madrid.

En esta ocasión se podían tirar venados, gamos, cochinos, ciervas y gamas sin cupo. Curiosamente, es en esta mancha del coto donde se ven, sobre todo en primavera, más gamos, que sin embargo en la montería no suelen dar la cara, especialmente los machos, aun así, salió uno de palas considerables que se falló. De todas las formas, quién le iba a decir a este cronista, que ya monteaba por estas zonas de Guadalajara cuando apenas era un chaval, por lo tanto, hace ya muchos años, disfrutando de la rehala de mi padre, que iba a haber venados y gamos por estos parajes, y el corzo que ya es muy común y la cabra montés puntualmente abundante en otras zonas no muy lejanas de Castilforte. Eran las llamadas monterías cochineras, por lo que, obviamente, eran sólo de jabalíes.

La montería discurrió entretenida por las carreras y los continuos disparos, más de cien, algo que luego no se vio reflejado en el resultado final, seguramente porque había puestos en zonas muy cerradas donde no era sencillo acertar.

Mientras los monteros, muchos de ellos socios del coto, disfrutaban de una estupenda parrillada al gusto: chuletas, chorizos, panceta, bacon, carne adobada… la veterinaria tomaba las preceptivas muestras de las reses y cochinos cobrados y los afortunados disponían del espacio necesario, con ganchos incluidos, para aviar lo cazado, ya que se montea a ‘matacuelga’.

Hay que destacar entre los seis cochinos cobrados a uno que ya tenía su buena tablilla, y entre los venados uno de 10 puntas, pero grueso sobre todo en la roseta, y otro aparatoso, largo, abierto y con 15 puntas, lástima que tuviera rotas las luchadera y contraluchadera de la cuerna izquierda.

Una crónica de Adolfo Sanz

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

FICHA DE LA MONTERÍA

Finca: Montes de Castilforte / Mancha: El Chaparral

Fecha: 11-XI-2017

Organización: Coto de Castilforte

Término municipal: Castilforte (Guadalajara)

Tipo de finca: abierta

Puestos: 77 / Sin cupo / Rehalas: 6

Venados: 7

Jabalíes: 6

Ciervas: 5

Gamas: 4

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.