Magníficos venados en ‘La Baltasala’ de ‘Picorotos’, con Monteros de Encinasola

CRÓNICA

Con la mirada al cielo acudía la Peña de Monteros los Zahones a la Piedra de los Valientes de Encinasola, donde el CD Monteros de Encinasola había citado a sus habituales para cazar la mancha de la Baltasala de la finca Picoroto, muy próximo al punto de reunión.

La alerta meteorológica prevista para el medio día, hacía que Paco Berjano apremiara a sus monteros para comenzar cuanto antes con esta montería, donde nunca faltan los buenos venados y los escurridizos guarros.

Así, con las migas en la garganta de los más tranquilos, comenzaba el sorteo de posturas tras dar las últimas indicaciones.

El sorteo en esta ocasión lo hizo por armadas, para agilizar el cierre, dado que se había comprobado la presencia de buenos venados en la zona, y suelen salirse a la más mínima de cambio.

Así, el cierre de la Cerca Grande, era de los primeros en salir y de los primeros en comprobar la astucia de estos grandes ejemplares, viendo como se vaciaban del cazadero dos buenos venados, que también eran vistos por el cierre de la pared de piedra que partían justo después de esta.

Irremediablemente esos se habían salido, y continuó cerrándose la mancha con diligencia de los monteros.

Sobre las once y cuarto terminaban de ponerse las últimas posturas y poco antes de las doce de la mañana se soltaban colleras.

Fue entonces cuando comenzaron a distribuirse los lances y las ladras por toda la mancha.

La caza estuvo mal repartida, estando concentrada en la parte alta de la finca y algo más floja la parte lindera con Portugal.

Aun así, los monteros disfrutaron de una jornada de toma y daca, con ladras que se iban sucediendo a medida que los perros iban dando con los distintos encames.

El día fue respetando y aunque con unos nubarrones oscuros no llegó a descargar agua sobre los monteros y las rehalas se emplearon para sacar de sus encames a las reses con gran esfuerzo y dedicación.

Pasadas las dos de la tarde, se retiraba a los monteros de sus posturas y se dirigían a la Casa de los Monteros, para esperar la retirada de las reses mientras degustaban una buena comida, amenizada por los comentarios de los lances acaecidos durante la jornada montera.

Allí se sacaron un total de 10 venados, destacando cuatro de ellos de muy buen porte, agradeciendo el trabajo de la rehala Sahína, que tuvo que seguir uno de ellos herido hasta cobrarlo cerca de la Camina de Flores, ya fuera de mancha, lo cual sin esa implicación de Julián y Virginia, sus conductores, no habría sido posible su cobro.

También llegaron 14 jabalíes destacando tan solo un navajerete, aunque el guarro grande esta ocasión supo jugársela a perros y monteros y abandonó la mancha por donde nadie sospechaba y lo más limpio, dejando tras de si un rastro de perros heridos. 26 ciervas completaron el plantel de esta entretenida montería que cumple año tras año con venados de calidad media alta en abierto.

Pero hubo tiempo para más antes de mojarse, concretamente se celebraba el juicio al joven Nicolás Acevedo, haciéndolo novio a la antigua usanza tras haber abatido su primera res en montería, para orgullo de su padre.

Y así, con un ambiente inmejorable terminaba una montería más con el CD Monteros de Encinasola, en una emblemática finca de la sierra de Huelva, como es Picoroto y esta bonita y cumplidora mancha de La Baltasala. Nos veremos el año que viene.

Crónica e imágenes: Carlos Casilda Sánchez

DATOS DE LA MONTERÍA

Organización: CD Monteros de Encinasola

Fecha: 20 de octubre de 2018

Finca abierta: Picorotos. Mancha: La Baltasala

Hectáreas monteadas: 900

Término: Encinasola (Huelva)

Puestos:48 / Sin cupo / Rehalas: 25

Venados: 10 (4 homologables)

Jabalíes: 14

Ciervas: 27

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.