El vendaval no achantó a los monteros en ‘Mula y Majuánez’

CRÓNICA

El polígono de San Vicente de Alcantara era el punto de encuentro de Extremeña de Monterías, para realizar el desayuno y correspondiente sorteo de los puestos que iban a cazar la finca La Mula y Manjuánez.

Con un día en el que la lluvia y el viento no paraba de azotar la zona, los monteros, lejos de achantarse, decidieron cazar y partían al campo con las ilusiones puestas en una nueva jornada de caza.

Ya antes de la suelta se habían escuchado casi un centenar de detonaciones por lo que presagiaba una gran tormenta cinegética.

Tras abrir portones más de lo mismo, ladras y lances, disparos por doquier, lo que hizo del disfrute máximo de los asistentes, a pesar de lo desapacible del vendaval climatológico.

Aún así, y después de un buen remojón, los monteros se retiraron a calentarse en la candela tras la comida, esperando la llegada al plantel de los 31 venados abatidos, dentro de los cuales hay uno pendiente de homologar y 18 jabalíes más un buen ramillete de ciervas que consiguieron cazarse.

Crónica e imágenes: Carlos Casilda Sánchez

DATOS DE LA MONTERÍA

Organización: Extremeña de Monterías

Fecha: 10 de noviembre de 2018

Finca abierta: Mula y MuajuanezHectáreas monteadas: 750

Término: San Vicente de Alcántara (Cáceres)

Puestos: 48  / cupo libre / Rehalas: 12

Jabalíes: 31

Venados: 18

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.