Viento y lluvia deslucieron ‘Las Viñeras’ de Monteros de Encinasola

CRÓNICA

Completaba el fin de semana Monteros de Encinasola, desplazándose hasta tierras extremeñas para organizar un gancho a jabalíes en la finca que lleva cazando por tercer año consecutivo en término de Aljucén de La Viñera.

El día, de intensa lluvia les hacía mirar al cielo y consultar las previsiones del tiempo, que auguraban una tregua de lluvia entre las doce el medio día y las tres y media de la tarde, por lo que se retrasó un pelín a conciencia el sorteo de las pocas posturas con que se iba a cazar esta gran mancha, que estaba muy buena de rastros.

El sorteo no tardó en realizarse a sobre puesto y lista corrida, lo cual no suele ser habitual en esta organización, pero al tratarse de tan pocas posturas se decidió sortear las tres armadas con que se cerraba el cazadero de un solo tirón.

No se pusieron traviesas, y pasadas las once y cuarto partían los monteros hacia la mancha que distaba del punto de reunión once kilómetros de camino.

Poco tardó en montarse el tinglado y soltarse las rehalas que veían como un intenso silencio circundaba al cazadero en los primeros compases monteros.

Sobre la media hora de montería, los perros daban con los primeros encames de jabalíes que corrían despavoridos en todas direcciones.

Un fuerte viento y una intensa lluvia a rachas azotó durante toda la montería. Esta mancha, compuesta de un apretado eucaliptal con fuertes y viejas jaras, con tiraderos escasos y pasos de ‘andar de uñas’ no fue el mejor escenario para un día como el que salió.

Los jabalíes, desencamados por la lluvia, entraban en silencio y rápidos en las posturas, que, sin poder escucharlos veían como se salían sin poder jugar lance.

Así, la armada que montaba el amigo Ismael, cobraba tan solo una jabalina entre ocho puestos, habiendo visto caza todos ellos a excepción del número uno.

Muchos disparos sueltos, muchos fallos a cochinos escurridos y ladras que se disipaban en el mar de jaras y por el golpeteo de las gotas en la tela de los paraguas.

Monteros más preocupados de no mojarse que de jugar un lance y todo un compendio de contratiempos hicieron que el plantel final fuera deslucido, aún a pesar de haber un montón de caza en la mancha.

Finalmente se sacaron un total de catorce jabalíes, teniendo conocimiento de otro más que fue abatido por los propios perros siendo imposible de sacar, todos ellos de buen porte y curiosamente la gran mayoría hembras.

Los dos jabalíes grandes eran fallados por el número uno de la armada que montaba Antonio Luis, adentrándose en la parte de la mancha que se cazará en el próximo gancho y el otro era fallado curiosamente por el hijo del ocupante de este primer puesto, pero en el número uno de la armada que montaba el amigo Javier, saliéndose también en dirección al segundo gancho. Ahí estarán para la próxima.

La inmensa mayoría de los cazadores regresaron a casa, cabizbajos por la dificultad de la jornada que había transcurrido, y a sabiendas que el resultado podía haber sido mucho mejor de haber existido otras condiciones meteorológicas.

Crónica e imágenes: Carlos Casilda Sánchez

DATOS DE LA MONTERÍA

Organización: Monteros de Encinasola

Fecha: 25 de noviembre de 2018

Finca abierta: La Viñera. Mancha: El EucaliptalHectáreas monteadas: 500

Término: Alcuescar (Cáceres)

Puestos: 30  / Sin cupo / Rehalas: 6

Jabalíes: 14

GALERIA FOTOGRÁFICA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.