Se mascaba la tensión en las posturas de ‘Mata Borracha’

CRÓNICA

Continuaba con paso firme hacia el final de su calendario el grupo de monteros de Vallehermoso, dando cita a sus habituales en la finca situada entre Belalcázar, Valsequillo, Hinojosa del Duque y Monte Rubio de la Serena.

Los asistentes llegaban envueltos en niebla en esta mañana de febrero que prometía una buena jornada tras jabalíes. El catering recibía en la explanada de Mata Borracha con un buen desayuno con café, dulces y las características migas.

Los instantes previos al sorteo todo eran ilusiones, con la incógnita de si se pillarían los cochinos dentro de la zona a cazar, la cual, se habían comprobado que albergaba mucho rastro y los comederos estaban muy tomados.

Pasadas las nueve y media, se dieron las últimas indicaciones sobre el estado de la mancha y se procedió a sortear las posturas a sobre puesto.

Inmediatamente después y con la niebla dando paso al sol, partía la primera de las armadas y se iban disponiendo los vehículos para ir saliendo las demás.

Cuando el reloj marcaba las doce y ya con todas las armadas colocadas, se daba orden a las rehalas de acercarse al cazadero y soltar los perros según estuvieran todos dispuestos y así, sobre las doce y cuarto comenzaba a escucharse el estrépito de los canes saliendo de los remolques, y nada mas adentrarse en las jaras, comenzó la fiesta.

Las reses huían despavoridas del jaleo de perros y perreros y los astutos cochinos permanecían acostados esperando ser molestados.

Los disparos comenzaron a escucharse en la traviesa primeramente y el cierre del rio con posterioridad.

Así, era cobrado el primer venado de la jornada. Poco tardaron los perros en dar con los abundantes marranos, que se paseaban por delante de las posturas temerosos a romper.

Lo apretado del monte y la poca visibilidad hacía que los lances fueran cortos e intensos, escuchándose muchísimos lances con un solo disparo, a lo sumo dos.

Así, la jornada fue esplendorosamente entretenida, con ladras desde principio a fin, que perseguían cochinos que se oponían a abandonar la espesura, y dar cara a las posturas.

Los perreros, daban fin a seis cochinos dentro del monte, que prefirieron ser apresados por los canes a cumplir en los puestos y todo esto nos lo contaban los rehaleros cuando las agujas del reloj rozaban las cuatro menos cuarto de la tarde, quitándose los guantes al salir por nuestra postura, que se encontraba muy próxima a la suelta.

La montería había sido un éxito, en la comida todo eran caras de satisfacción, unos contaban sus lances, acertados o fallidos, otros comentaban la tensión que habían vivido en su postura, escuchando los perros persiguiendo los jabalíes por el espeso montarral y así, esperaban la llegada de las reses al plantel.

A mi partida, 18 jabalíes 2 venados habían llegado, pudiendo tomar algunas fotos del semi plantel, que finalmente mostró un total de 25 jabalíes con nueve bocas entre ellos y 3 venados.

Entre los afortunados Miguel García con el mejor de los jabalíes o el amigo Juan Manuel que se quedaba con el más bonito de los venados, una gran jabalina para un servidor, tres jabalíes que se cobraban en el número tres de la traviesa y otros tres para el famoso puesto de La Torreta.

En fin, con un magnífico ambiente se cerraba otra estupenda jornada para este grupo montero que termina con su calendario el fin de semana siguiente.

Crónica e imágenes: Carlos Casilda

DATOS DE LAS MONTERÍAS

Organización: CD Monteros de Vallehermoso

Fecha: 10 de febrero de 2019

Finca abierta: Mata Borracha. Mancha: La Morra

 Hectáreas monteadas: 550

Término: Hinojosa del Duque (Córdoba)

Puestos: 40 / Cupo libre / Rehalas: 6

Jabalíes25 (9 con defensas)

Venados: 3

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.