Propuestas del SCI en la 28ª. reunión de CITES celebrada en Israel

IMG_1673-1024x768

La 28ª. Reunión del Comité CITES que se llevó a cabo en Israel contó con la presencia de representantes del Safari Club Internacional (SCI) y de la Fundación del Safari Club Internacional (SCIF).Los principales temas que el SCI abordó en esta reunión estaban relacionados con las revisiones del estatus del león africano, oso polar, hipopótamo y pecarí de labios blancos.
El Comité de Fauna esperaba un informe sobre el león y una recomendación sobre el apéndice (I o II) en el que debería encuadrarse. Sin embargo, los estados del área de león no están aún preparados para hacer una recomendación. Actualmente, los leones están en el Apéndice II, y sólo se requiere un permiso de exportación para el comercio internacional de trofeos de caza.
Si los leones figuraran en el Anexo I, sería más difícil la importación de trofeos de caza, sobre todo si un gobierno tiene medidas internas más estrictas establecidas para el apéndice en el que se clasifica una determinada especie. Pero también podría suceder que CITES incluya al león de África occidental y central en el Apéndice I, mientras que en la mayoría de los países donde se caza en el sur de África se mantendría en el Apéndice II; pero los gobiernos no suelen querer dividir las listas porque los trámites en las importaciones pueden convertirse ‘en una pesadilla’.
El Comité de Fauna ha concedido a los estados del área del león cuatro meses más para llegar a un consenso.
Respecto al oso polar, se estaba estudiando si los niveles de caza comercial eran perjudiciales para la supervivencia de la especie. Un examen exhaustivo ha confirmado que seguirán en el Apéndice II. Éste es un resultado importante, ya que le dice al mundo que el comité científico de CITES cree que los osos polares están correctamente encuadrados en el Apéndice II, y que ninguna información revisada por el Comité de Fauna sugiere que el oso polar deba aparecer en los grupos del Apéndice I.
El mismo resultado se produjo sobre el pecarí de labios blancos en América del Sur, y la caza continuará.
El hipopótamo de Camerún, por otro lado, sigue siendo objeto de revisión especial hasta que se pueda determinar que los niveles de captura no son perjudiciales para la especie. Actualmente, Camerún permite un cupo de caza de diez hipopótamos anuales hasta que se demuestre que una cantidad mayor puede ser sostenible.

Deja un comentario