SCI Central Paraguay presenta charla sobre caza deportiva ante autoridades de SEAM en Paraguay

En una acción de apertura y mostrando una nueva actitud facilitadora del diálogo entre la comunidad de cazadores y los funcionarios públicos, el director general de la Secretaría del Medio Ambiente (SEAM) del Paraguay, Blg. Ignacio Ávila, dio la bienvenida a representantes del Safari Club Internacional (SCI) para una charla de intercambio profesional con los funcionarios de la Dirección de Protección y Conservación de la Biodiversidad a su cargo. 

 

J. Thomas Saldías, representante regional para Latinoamérica, Rockie McBride y Francisco, “Panchi”, Tómboli, miembros del SCI Central Paraguay, presentaron sus experiencias en caza deportiva y en la investigación que vienen llevando a cabo sobre la especie bandera del país, el jaguar o “jaguareté”, respectivamente.

Veinticuatro participantes, en su mayoría miembros de la SEAM, junto a su Director General, siguieron con gran atención, realizando numerosas sugerencias y preguntas, las charlas que se llevaron a cabo en el Salón Taguató de la Sede institucional de la SEAM. “Independientemente de la opinión que tengamos sobre la caza deportiva, somos la autoridad de aplicación y es imperativo que regulemos la actividad de una manera que permita el uso sostenible del recurso”, fueron las palabras iniciales de Ignacio Ávila. “Agradecemos esta oportunidad que se nos brinda de tender puentes de comunicación y de diálogo entre nuestras comunidades que por mucho tiempo hemos estado distanciados; nosotros venimos aquí a tender una mano amiga, a ofrecer nuestra experiencia y conocimiento sobre la actividad y para que ustedes puedan ver que el SCI Central Paraguay es una entidad que está en la mejor disposición de apoyarles, colaborar con ustedes y brindar apoyo logístico y financiero en la medida de nuestras posibilidades,” indicó Saldías.

Durante la charla se presentaron ejemplos de la recuperación de fauna silvestre en los Estados Unidos (como el manejo de cola blanca y el pavo silvestre), el beneficio de la caza deportiva en las economías de EEUU, España, México y Sudáfrica; igualmente se presentaron diversas sugerencias para la implantación de medidas que faciliten el proceso de emisión de licencias, registro de operadores y fincas cinegéticas, así como medidas de control y financiación de la actividad. Estos puntos, de especial utilidad para la autoridad, fueron recibidos con gran interés.

Por su parte, Rockie McBride presentó la metodología que viene utilizando para evaluar de manera constante las especies que se presentan en Faro Moro, con especial énfasis en el uso de cámaras trampa, collares de telemetría y GPS. Los resultados mostrados generaron muchas preguntas por parte de los participantes. 

Por último, Francisco Tómboli compartió la metodología y resultados de la investigación en jaguaretés que viene llevando a cabo como iniciativa personal en el rancho de su propiedad. Las fotos y vídeos de la extensa y rica fauna nativa fueron gratamente recibidos y se solicitó que se les hicieran llegar copias de ambos estudios, lo que fue también aceptado por ambos investigadores con gran entusiasmo.

En el coloquio que se llevó a cabo a continuación se pudo apreciar la preocupación de algunos funcionarios porque se establezca un marco legal apropiado, basado en la ley de fauna silvestre vigente (Ley 96/92), que tenga un horizonte definido y que los cazadores deportivos puedan también formalizarse y respetar la normativa. El director general, Ignacio Ávila –quien en una demostración de su interés en que esta regulación sea formulada, considerando los puntos de vista tanto de la autoridad como de la comunidad de cazadores–, planteó diferentes alternativas y se discutieron algunas trabas burocráticas existentes que dificultan la regularización de proyectos e iniciativas en ejecución. Adicionalmente se discutió la problemática del manejo de la paloma, que, por su abundancia, causa un grave daño ecológico a los productores y agricultores, habiéndose solicitado el inicio de un estudio que permita su uso sostenible con temporadas claramente definidas y que posibilite, no sólo el crecimiento de los operadores (que necesitan tener certeza de la apertura de las temporadas con mucha anticipación), sino que también se permita el uso de la carne de paloma, tanto por parte del cazador como del operador o propietario de la finca cinegética.

Al finalizar la presentación, Saldías agradeció nuevamente la oportunidad de presentarse en la SEAM y de establecer un puente de comunicación y diálogo que esperaba pueda mantenerse de manera constante y fluida con los miembros de la comunidad de cazadores del país.

El SCI Central Paraguay es una asociación sin fines de lucro comprometida con la promoción de las políticas de uso sostenible y de la conservación de la flora y fauna del Paraguay.

Para mayor información sobre las actividades del SCI en Latinoamérica, escriba a J. Thomas Saldías, representante regional del SCI al correo Saldias@sciperu.org 

Deja un comentario