Al viso

María Romero

maria-romero-foto-portada
Al viso

¿Todos a una?

maria-romero-foto-portada

Abro el morral. Ya casi no me caben las cosas, habrá que hacer limpieza. Prismáticos, guantes, cuchillo, bolsas, telémetro, pilas de repuesto para el visor, precintos, botiquín… ¡ajá! Cartera de documentos. Ya no cierra. No puede ser que tenga que comprar una más grande, no me va a caber. Esto de los “papeles” de caza es una pesadilla. Licencia de Aragón para las cabras, de Castilla-La Mancha y Castilla y León para los corzos y las monterías, Andalucía, Extremadura, Valencia, Madrid, el seguro obligatorio, las guías de los rifles, autorizaciones varias, permiso de armas… Imposible tirar nada, lo necesito todo.

RomerodeAlba
Al viso

«Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo otorga»

RomerodeAlba

Vaya revuelo se está organizando estos días en torno a la caza y las armas. Son ya muchos los artículos, declaraciones y afirmaciones de gente que no ha pisado el campo en su vida, ni ha sujetado una mera carabina entre sus manos, en los que se acusa a los cazadores de desdeñar la crisis económica tan tremenda, que desgraciadamente está actualmente presente en la vida de todos nosotros (entre otras cosas).

nosotras-caza2
Al viso

Nosotras y la caza

nosotras-caza2

nosotras-cazaInspirándome en el cartel de venatoria de este año (a la vez que lo aplaudo), me gustaría con estas líneas,  intentar destruir el tópico “las mujeres no cazan”.
Pues sí, las mujeres también cazamos. Somos pocas, eso no se lo rebato a nadie pero, las que lo hacemos, lo intentamos hacer en igualdad de condiciones que los hombres.

Al viso

Todo pasa… y todo llega

maria-romero01
Con esta acertada frase de la famosa canción de Serrat, quiero comenzar mi artículo de hoy.

Fin de temporada. ¿Cuántas veces en estos días oímos y decimos esta frase? Para algunos, es tiempo de engrasar zahones y botas para guardar, sacar el polvo producto de un invierno seco a remolques y caracolas, y sentarse a esperar, que pasen la primavera y el verano lo antes posible para que una nueva temporada de monterías, con sus alegrías y sinsabores ,de comienzo.