Un brote de ántrax mata a 431 bisontes en Territorios del Noroeste de Canadá

Un fuerte brote de ántrax ha afectado a las manadas de bisontes de Mackenzie que habitan en los Territorios del Noroeste de Canadá. Hasta 431 cadáveres infectados por las esporas de ántrax se han localizado en las últimas semanas. Se desconoce si la alta mortalidad de bisontes afectará al número de permisos de caza de la especie concedidos para la próxima temporada de caza.

«Aún estoy intentando asimilar lo que ha pasado. Es un número demasiado elevado de bisontes que han caído muertos» asegura Wayne Sabourin, jefe de la comunidad aborigen Dehgahgotie, situada en Fort Providence.

Y es que son hasta 431 cadáveres de bisontes los que han sido hallados en el Mackenzie Bison Range, una región que se extiende desde Fort Province hasta las cercanías de Behchoko. La mayoría de los cuerpos –371– se han encontrado en la región de Deh Cho, próxima a Fort Providence, según ha explicado Judy McLinton, portavoz del Departamento de Medio Ambiente y recursos naturales del Gobierno de los Territorios del Noroeste.
 
Todos los animales afectados por el brote de ántrax pertenecían a la manada de bisontes de Mackenzie. En el último conteo de campo, realizado el pasado mes de marzo, antes de producirse el brote de la enfermedad, fueron registrados alrededor de 1440 ejemplares, por lo que, según McLinton, el brote se habría llevado por delante al 30% de toda la población de bisontes de Mackenzie de la zona. Un nuevo conteo está programado para ser llevado a cabo en marzo de 2013.
 
Las esporas de ántrax necesitan al animal para reproducirse, por lo que el personal del Departamento de Medio Ambiente, junto con contratistas de las comunidades cercanas a los lugares donde se han localizado cadáveres, se están encargando de incinerar los cuerpos encontrados, para evitar nuevos contagios.

La razón por la que los bisontes han sido los más afectados por el brote reside en que las esporas de ántrax suelen encontrarse en las praderas de llanura donde los bisontes pastan y se revuelcan en el barro. No obstante, también se han hallado cuatro cadáveres de alce, si bien no se ha confirmado que estos animales estuvieran expuestos a las esporas de átrax, señala McLinton.

El impacto del brote en los permisos de caza
Una de las consecuencias potenciales de la alta mortalidad de bisontes es la posible modificación de los permisos de caza concedidos para este año, algo que está ya estudiándose, aunque no se ha resuelto por el momento nada. «Debatiremos con los socios encarados de la gestión, pero [el brote] podría afectar a los permisos de caza para este año», ha adelantado McLinton. La campaña de caza del bisonte va cada año desde octubre a febrero para evitar la época de celo, por lo que los cazadores locales no están particularmente afectados aún, explicó Wayne Sabourin.

En cambio, los cazadores locales que residen alrededor de las pequeñas comunidades o en áreas rurales parecen más preocupados que aquellos que viven en aldeas, reconoce Sabourin. «Es más preocupante para la gente que vive fuera de la comunidad. Tienen más miedo al brote y quieren más información acerca del ántrax».

Los cazadores locales se han puesto en espera por ahora, pero la comunidad no ha sido por el momento informada de cambio alguno en las cuotas de caza de este año, asegura Sabourin, quien ha puntualizado que el pasado año,fueron adjudicados  20 permisos a los cazadores de la comunidad de un total de 60 permisos.

Deja un comentario