La CE admite la queja de WWF sobre los atropellos de lince ibérico

Iberlince señal tráfico tablilla paso fauna lince

WWF presentó recientemente una queja ante la Comisión Europea para denunciar al gobierno español por su inacción ante el incremento de la mortalidad de linces en las carreteras.

Las instituciones europeas han aceptado esta queja, dando la razón a WWF en su petición sobre la necesidad de construir nuevos pasos de fauna y mejorar el mantenimiento de las carreteras para frenar esta sangría. WWF volverá a reiterar sus peticiones ante la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Fomento.

WWF ha llevado hasta instituciones europeas el grave problema de los atropellos de linces en carreteras españolas. En concreto, ha presentado una queja que acaba de ser aceptada por la Dirección General de Medio Ambiente de Comisión Europea por la infracción de la Directiva hábitat, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres.

La organización ha pedido a Europa que intermedie para que la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Fomento arreglen los puntos negros en las carreteras para evitar nuevos atropellos del felino más amenazado del mundo.Hasta el momento, se han ejecutado unas labores de mantenimiento parciales, pero estas medidas son insuficientes para poner fin a los atropellos.

Según Luis Suárez, responsable del Programa de Especies de WWF España: “Es imprescindible ejecutar medidas de permeabilización, como pasos de fauna, mejorar el mantenimiento de vallados y realizar una correcta planificación territorial para evitar nuevos puntos negros”. Y concluye: “Solo de esta manera podremos reducir la inaceptable mortalidad que está asolando a esta especie y garantizar que los esfuerzos de conservación lleguen a buen puerto”.

WWF también ha denunciado que las autoridades españolas incumplen la obligación de aprobar adecuados planes de gestión de espacios de red natura designados para proteger al lince, como en varios LIC de Sierra Morena, donde el plan debería incluir las medidas de conservación necesarias para garantizar el adecuado estado de conservación de esta especie y evitar el deterioro de su hábitat.

En total, en lo que llevamos de año ya han muerto 20 ejemplares, lo que supone una cifra histórica que hace temer a WWF un desastre para esta especie que está en peligro crítico de extinción. Por ello, WWF seguirá recogiendo firmas a través de la campaña ‘Ni un lince más atropellado’ , que ya cuenta con más de 16.000 personas que se suman a la organización para que las administraciones pongan fin a la sangría de atropellos de linces en las carreteras.

Además la organización va a solicitar nuevas reuniones a la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía y al Ministerio de Fomento, para darles traslado de la apertura de la Queja y volver a solicitar la aplicación de nuevas medidas contundentes en los puntos negros localizados.

Deja un comentario