Caza chica. Liebre ibérica, su situación técnica

La escurridiza rabona, la reina de los galgueros, puede, y debe, esta temporada, ya en marcha, dejar un grato sabor de boca. Las buenas condiciones climatológicas –lluvia en primavera y septiembre– han hecho que críe bien y se haya notado su presencia en nuestros campos. Si ‘algunos no la envenenan’, lo más probable es que, por fin, forme parte de nuestras perchas y consiga el aplauso de los amantes del galgo…

Deja un comentario