A fondo con… Tomás Burgos

Se moja, cosa nada fácil en estos tiempos. Como buen manchego de pura cepa –aunque sea de adopción– comulga, como en el buen Sancho, con aquello de «Al pan, pan, y al vino, vino», y no le duelen prendas en decir, a las claras, sin tapujos, lo que piensa. Tampoco lo que siente, y lo que siente, aquí pueden verlo, es una pasión y un amor sin límites hacia la caza. Por eso la defiende… con uñas y dientes.

Deja un comentario