Paloma torcaz, el vínculo común (y III)

La caza en media veda

Dice el sabio refranero que algo tiene el agua cuando la bendicen. Lo digo por la ingente cantidad de aficionados que hay a la caza de la paloma torcaz en todas sus modalidades, por algo será.

En esta ocasión, haré referencia sólo a la caza en media veda. Primero, por ser esta la época de caza en la que nos encontramos y, segundo, por ser cuando más la he cazado, dejando para otra ocasión y para aficionados más avezados en esas lides, reportajes de otras modalidades, como, por otro lado, la torcaz se merece.

Mi padre me repetía continuamente cuando le acompañaba de morralero, algo perteneciente al acervo popular de la caza: «Hijo, la torcaz está a tiro cuando se le distingue bien el collar». Lo único malo es que en agosto y en septiembre hay ejemplares jóvenes que aún no tienen collar, pero, vamos, aún sin collar, se aprecia perfectamente cuando están a tiro.

El que en media veda haya más ejemplares jóvenes, además de que en las primeras tiradas no se suele disparar tan largo como en otras modalidades, que las palomas no tienen tan compactado el plumaje como en otras épocas más frías y que haya la posibilidad de poder cazar también alguna tórtola común, hacen que con el calibre 12 podamos usar munición del 7 o incluso del 7 1/2, con 32 gramos de carga, para poder doblar las torcaces que vayan más altas. Se puede usar perfectamente el calibre 20, pero con un perdigón mínimo del 7.

La colocación y el camuflaje del puesto son fundamentales para tener éxito con la torcaz en la media veda. Foto: Redacción de Caza y Safaris.

Después de unos años dedicados más a otras modalidades cinegéticas, regresé con mucho ímpetu a la caza en media veda, cuando ya mi padre elegía sus salidas al campo y no le apetecía mucho moverse en verano. Hago este comentario para recalcar que en estos tiempos, en cierto modo, y una vez en colocado en el puesto, tuve que ser a la fuerza autodidacta con unos resultados malos no, lo siguiente. De nada servían las teorías y preguntar un millón de veces (soy muy preguntón). Y por mucho que corriera la mano siempre se me quedaba el tiro trasero. Hasta que apareció en escena mi mentor ‘palomero-tortolero’, Antonio Machuca. Aunque es mucho antes amigo que mentor.

Compartiendo puesto, aunque sólo disparaba uno a la vez, Antonio me enseñó que había que ser paciente, agacharte cuando veías que las palomas entraban francas y, cuando creías que ya estaban a tiro, contar mentalmente hasta tres, y entonces sí, levantarte y disparar, corriendo siempre un poco más la mano de lo que mentalmente te pedía cada lance; después, es algo que se hace automáticamente. Antonio también cuidaba mucho la construcción y el camuflaje del puesto, consideraba que es algo imprescindible para tener éxito en esta cacería, y era, y es, un auténtico estratega colocando los puestos según los pasos de palomas y tórtolas.

Actualmente hay ropa técnica de camuflaje y escopetas igualmente camufladas que permiten al aficionado ser a la vez cazador y puesto, es otra opción a tener en cuenta. Personalmente, uso camisas o polos de manga larga, por el sol, por los posibles mosquitos y por pasar más desapercibido, pero, por encima de todo, me parece imprescindible el uso de una gorra o similar.

Ya sea cazándola en verano, otoño o invierno, o fotografiándola todo el año, la paloma torcaz es un ave formidable que se merece toda nuestra admiración.

Texto y fotografía de apertura: Adolfo Sanz

Referencias bibliográficas

PALOMO, L. J., GISBERT, J. y BLANCO, J. C. (2007). Atlas y Libro Rojo de los Mamíferos Terrestres de España. Dirección General para la Biodiversidad-SECEM-SECEMU. Madrid, 588 pp.

DÍAZ, M., ASENSIO, B. y TELLERÍA, J. L. (1996). Aves ibéricas. I. No Paseriformes. J.M. Reyero Editor. Madrid. 304 pp. / BALLESTEROS, F. (1998). Las especies de caza en España. Biología, ecología y conservación. Estudio y Gestión del Medio, Colección técnica. Oviedo. 316 pp.

MESÓN, M. y MONTOYA, J. M. (2009). Media veda. Codorniz, tórtola y palomas. Fundación Conde del Valle Salazar y Editorial Solitario. Madrid. 176 pp.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.