Corzos ‘distintos’, preciados trofeos para los corceros

A las puertas de una nueva temporada corcera no son pocos los amantes del ‘duende del bosque’ que preparan sus archiperres y ansían ya salir en busca del macho soñado, un ejemplar de cuerna –que no cuerno– gruesa, de roseta ancha y perlada, larga, brillante, simétrica y bien conformada con sus tres puntas hacia el cielo que dibujen su majestuosidad

Otros sin embargo, buscan trofeos distintos, aquellos marcados precisamente por lo contrario: cuernas raras, asimétricas, deformes que puedan ser calificadas de casi únicas y sirvan para marcar la diferencia con el resto.

No todos los que hayan salido tras los corzos al ocaso o al alba de una jornada primaveral habrán tenido ocasión de ver esos machos, sorprendentes, precisamente, por la rareza de su cuerna, y no siempre está claro cuál puede ser las causas que determinan su presencia, por lo que trataremos de desgranarlas en este artículo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.