Montería Perros

Cazando con rehalas españolas

con rehalas caza AER
En ‘Cazando con rehalas españolas’ Allan Scott narra su experiencia cazando con nuestros rehaleros.

El prestigioso periodista británico Allan Scott, especializado en perros de caza y colaborador habitual de la revista ‘Fieldsport‘, nos acompañó esta temporada en algunas jornadas monteras con nuestras rehalas.

Este artículo nos desvela sus impresiones sobre la montería española, nuestras rehalas, así como el alto nivel de sanidad y bienestar que observó en nuestros perros.

Desde la Asociación Española de Rehalas agradecemos su interés y la gran difusión, a nivel internacional, que les ha dado a la rehala y a la dedicación de nuestros rehaleros a sus perros, fruto de la cual son nuestras razas autóctonas de perros de rehala que tanto están llamando la atención de los aficionados de todo el mundo.

Agradecemos su visita y esperamos que vuelva pronto a compartir nuevas jornadas de caza.

Alfonso Aguado Puig / Presidente de la Asociación Española de Rehalas (AER)

con rehalas caza AER

CAZANDO CON REHALAS ESPAÑOLAS

En 2018, estaba navegando por Instagram y me encontré con algunos perros increíbles, fuertes y peludos que se usaban para cazar en España.

Antes de esto, nunca había visto ni oído hablar del término ‘rehala’ o ‘rehaleros’ y estaba intrigado, muy intrigado.

Encontré y seguí algunas páginas que usaban estos perros grandes y los admiraba desde lejos aquí en Inglaterra.

Al final me decidí a ponerme en contacto con algunos de los responsables de estas páginas para preguntar sobre la probabilidad de que me uniera a ellos y fotografiara a sus perros y su forma de vida, algunos estaban abiertos a la idea, otros no, y algunos ni siquiera respondieron, y dado que yo era un completo extraño y, sabiendo el problema que tiene España con los animalistas, era más que comprensible.

Entonces la Covid golpeó

Hice planes con algunas personas, aunque nada concreto y nadie parecía ser capaz de darme fechas y, dada la naturaleza del viaje, los planes sólidos eran esenciales. Entonces la Covid golpeó.

Todos los planes que había hecho para España y otros viajes se derrumbaron.

Inglaterra entró en bloqueo, durante casi un año no se nos permitió salir de nuestra casa por ningún motivo que no se considerara esencial y España tenía sus propios problemas con el virus, así que en nuestras vidas, todo se detuvo.

El bloqueo pareció llevar una eternidad, pero al fin pudimos salir de él y pude comenzar de nuevo a hacer planes para la próxima temporada de caza.

Nuevamente, mucha gente me ignoró, pero me comuniqué con Rubén, Rehala RC, y él dijo que sí sin dudarlo, me dio un área y fechas, así que reservé mis vuelos y viajé desde la fría y ventosa Inglaterra a la fría y soleada España.

Todo fue muy sencillo y hasta sentí que quizás demasiado, que algo tenía que salir mal, pero no podría haber estado más equivocado.

Rumbo a Andújar

Salí de mi alojamiento a las 5 de la mañana rumbo a Andújar donde conocí a Manuel, uno de los rehaleros que ayudaba a Rubén, tomamos un café y esperamos la llegada de Rubén y Álvaro, Rehala AM.

No hablo español, así que eso es un desafío en sí mismo, dependía mucho del traductor de Google y tenía una comprensión muy limitada del idioma español, aprendí las palabras importantes; “buen perro”, “bonito perro”, “jabalí” etc. y rezamos por lo mejor.

He cazado en Francia en el pasado, así que sabía que puedes pasar un buen rato y hacer amigos incluso si no hablas su idioma, siempre y cuando demuestres que sabes sobre la caza y lo que estás haciendo, etc., la verdad es que la gente tiende a llevarte con agrado y aceptarte, pero eso no alivia la ansiedad.

En el Reino Unido tenemos muchos problemas con los antis (animalistas) y varias veces se han disfrazado de cazadores para grabar cosas y distorsionarlas para los medios.

Yo era consciente de que viajaba como un extraño y que las personas podían pensar lo que no era, pero afortunadamente mis anfitriones y todos los demás rehaleros me hicieron sentir muy bienvenido durante los dos días que permanecí con ellos, por eso les estoy eternamente agradecido.

En el Santuario de La Virgen de La Cabeza

Nos encontramos en el punto de reunión, un aparcamiento bajo el Santuario de La Virgen de La Cabeza. Me sentí muy honrado de estar cazando en un terreno tan importante.

Me resultó sorprendente como de alguna manera, por puro azar del destino, terminé cazando en un hermoso pedazo de finca con importancia religiosa.

La finca solo se caza una vez al año y de alguna manera terminé cazando aquí. Increíble.

Condujimos por la pista sinuosa, adornada por abedules y arroyos hasta nuestro puesto, donde después de tres años finalmente pude ver la suelta de estos increíbles perros.

Se abrió la jaula y salió un torrente de altos perros blancos, sus voces resonando a lo largo del valle en una aparentemente interminable transmisión de voces de perros de rehala.

Subimos la colina hasta aproximadamente un tercio de su altura antes de avanzar junto con otras rehalas por encima y por debajo de nosotros, cada uno gritando a través del bosque y a través del aire, una oración increíble e inquietante que permanecerá impresa en mi mente por el resto de mis días.

La mancha estaba tomada, la temperatura era buena y las colinas no eran demasiado empinadas.

Avanzamos por el cerro, levantando a los venados, gamos y jabalíes a nuestro paso, un par de estos últimos cogidos por los perros.

Era un afortunado por cazar en un lugar así

Nos reímos constantemente durante todo el día con mi español limitado y el inglés limitado de Rubén, Manuel y Álvaro, de alguna manera podíamos burlarnos los unos de los otros con esa camaradería que suele surgir cuando disfrutas.

Muy pronto el santuario estuvo a la vista y Manuel me explicó de qué se trataba y la importancia que tenía, me sorprendió cuando me di cuenta de lo afortunado que era de estar cazando en un lugar así.

Poco después de que llegamos al final del camino y comenzamos la vuelta, una experiencia increíble, el día superó con creces mis expectativas y me sentí muy humilde de haber tenido una experiencia así con gente tan brillante.

Al final del día, nos dirigimos al área donde se encuentra la junta de carnes y estaba asombrado por la cantidad de reses que habíamos cobrado.

Esperaba éxito, pero el nivel de éxito que tuvimos, definitivamente no lo esperaba.

Habíamos contabilizado a varios ciervos, gamos, jabalíes, muflones e incluso algún zorro, verlos alineados era un deleite para la vista, nunca antes había visto algo así y presenciar un día tan exitoso fue un honor.

En Quintos de Mora

El jueves siguiente me reencontré con mis nuevos conocidos en Toledo, Quintos de Mora, un terreno muy bonito pero que contrastaba con la tierra en la que habíamos estado una semana antes.

Conduciendo cerca de la cima, Álvaro pinchó y destrozó el neumático por completo, estuvimos trabajando durante media hora tratando de cambiarlo con gatos inadecuados antes de que Álvaro recordara que tenía uno adecuado en la camioneta.

No hablo español, pero me di cuenta de que a todos les resultó muy divertido, a sus expensas. Una vez resuelto el problema, pudimos sacar a los perros y dirigirnos con ellos a la espesura del monte.

El terreno aquí era muy diferente al que habíamos experimentado una semana antes, era mucho más duro, como un entrenamiento.

Cruzamos la cumbre de la colina y pudimos disfrutar de una vista increíble hasta donde alcanzaba la vista.

Rubén señaló la parte inferior y, aunque no lo entendí, me di cuenta de que el plan era caminar hasta la parte inferior de este cerro empinado y volver a subir, busqué frenéticamente la señal del teléfono para decirle al traductor de Google que esta era una idea terrible, pero Rubén ya estaba bajando y yo no tenía intención de quedarme atrás tan temprano, así que fui tras él, temiendo la subida que estaba por venir.

con rehalas caza AER

La compasión y el amor por los perros que presencié fue algo hermoso

Nuevamente todos los rehaleros que conocí eran fabulosos, todos los perros que vi estaban muy sanos y cuidados, ¡sabían que los acariciaría y se aprovecharon de mí! La compasión y el amor por los perros que presencié fue algo hermoso y todos los perros que vi estaban muy bien socializados y no mostraban ninguna agresión entre ellos, quedé muy impresionado.

Nuevamente el aire se llenó de ladridos de perros, gritos de rehaleros y disparos de rifle, los madroños habían comenzado a caer y eran muy dulces, había bandadas de buitres dando vueltas sobre nosotros.

Lo asimilé todo, porque posiblemente esto era una experiencia única en la vida y era importante recordar tanto como fuera posible, poder hacer eso todas las semanas, en lugares tan hermosos, es algo increíble, y con suerte no algo que se da por sentado.

Siempre estamos en una batalla con los antis (animalistas) y cada vez que nuestras botas tocan el suelo es imperativo que representemos nuestros deportes y países de la mejor manera posible, en Inglaterra solo se nos permite cazar ratas y conejos con perros, no des por sentado la suerte que tienes en España y considera siempre tus acciones, te lo aseguro, una vez que llegan las restricciones no paran, y una vez que se implementa no se revierte.

Avancen mientras puedan y promuevan con todas sus fuerzas la positividad y la necesidad de las rehalas. Espero que las imágenes que capturé y compartí con el mundo lograran esto, mi objetivo era exactamente ese, mostrar el trabajo de los perros de una manera positiva.

Fui muy afortunado de haber cazado con Rehala RC y Rehala AM, brillantes representantes de su afición a quienes conocí como extraños y de los que me separé como buenos amigos, amigos que apreciaré mucho de por vida.

Otro día exitoso con rehalas

El día continuó según lo planeado, llegamos al fondo y nos volvimos sobre nosotros pies, como pensaba, era una pesadilla.

A mitad de camino de regreso a la colina, los buitres comenzaron a rodearme, creo, y para ser sincero, al mirar hacia arriba, los buitres me parecieron una opción mucho más atractiva. Seguí subiendo, lentamente y finalmente llegué a la cima.

Mi segundo día había llegado a su fin y había sido incluso más exitoso que el primero, los trofeos presentados eran un espectáculo para la vista, ciervo sobre ciervo sobre ciervo y un jabalí impresionante también. Comimos y bebimos juntos antes de despedirnos.

Espero volver y cazar con rehalas nuevamente en el futuro, pero sobre todo espero ver a mis amigos Rubén, Álvaro, Manuel y Miguel nuevamente.

Encuentro con Alfonso Aguado con rehalas

Después de cazar con las rehalas también cacé con podencos xarnegos valencianos y con galgo español, pero al final de mi viaje me encontré con Alfonso Aguado, nos conocimos, comimos y bebimos juntos mientras discutíamos mis intenciones y también los problemas que enfrenta Reino Unido en forma de animalistas, y cómo se compara eso con las amenazas que ustedes mismos enfrentan en España por parte de las mismas personas.

Nuestros planes para el día siguiente eran cazar con podencos paterninos, pero llegó la lluvia y lamentablemente la montería fue cancelada.

Independientemente, Alfonso me llevó a sus perreras para ver a sus perros y son una hermosa raza de animales, tengo muchas ganas de verlos trabajar y volveré en un futuro cercano para hacerlo.

Escuché historias diferentes y contradictorias con respecto a su trasfondo y origen, así que no seré condescendiente con los lectores proclamando que tengo conocimientos ocultos, me pareció que tenían sangre de perros de zorro y eso es todo lo que puedo decir.

Tenían una estructura mucho más ligera que los perros con los que había estado cazando en mis días anteriores e imagino que también son mucho más rápidos con más rango y resistencia, estaba disgustado por no haber cazado con ellos, pero eso es la caza y tenemos que aceptarlo, estas cosas pasan, siempre hay otro día.

Volveré en un futuro próximo… España, ¡gracias!

Los alanos españoles de Alfonso fueron los primeros ejemplares reales de la raza que había visto en mi vida, y qué hermosa estampa  son para la vista, perros fuertes y altos, pero aún en forma y funcionales.

Los ejemplos de la raza que tenemos en el Reino Unido son todos obesos y criados de mascota a mascota, no trabajando sangre, por lo que verlos fue un gran privilegio.

A lo largo de mi viaje, la hospitalidad, la generosidad, la amistad y la pasión por esta afición, fue algo increíble de ver y disfrutar, el viaje es algo que apreciaré mucho para siempre y cantaré las alabanzas de lo que presencié en cualquier oportunidad y con la mayor frecuencia posible.

Volveré en un futuro próximo para ver la caza del podenco paternino y proporcionaré un informe adicional a mi regreso, pero hasta entonces, España, ¡gracias!

Texto y fotografías de Allan Scott / Periodista, articulista de ‘Fieldsport’ (Reino Unido)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.