Impresionante plantel jabalinero en ‘Dehesa La Noria’

la noria (6)

En el Cielo, la Gloria; en la Tierra, La Noria. Esta frase tan expresiva –y a mi criterio nada exagerada- aparece como impactante leyenda nada más entrar en el cortijo de una de las fincas de caza más bellas, mimadas y acogedoras del sur de España: La Noria, propiedad del gran cazador Francisco Lucas.El azulejo enmarcado preside el pabellón de caza desde que un buen amigo montero decidió encargar tan original regalo, para tratar de plasmar lo que la Dehesa La Noria supone para él y para la actividad cinegética y de disfrute de la naturaleza.
Y es que hay pocas fincas en nuestro país que, por ubicación y clima, accesos, orografía, vegetación, flora y, por supuesto, fauna, sean capaces de hacer disfrutar tantísimo a los monteros, ofreciendo momentos intensos, lances bellísimos y caza tan de verdad, como esta finca.

la noria (1)
Quien conoce a Francisco Lucas sabe que heredó de su padre la afición por la caza, que ha transmitido a sus hijos y nietos. Cuando tiene ocasión, lo primero que hace es recordarnos que la actividad venatoria es, por encima de todo, una actividad deportiva limpia, respetuosa, de cercanía social y que permite grandes momentos de disfrute. Quien, además, tiene la suerte de ser su amigo, no tardará en descubrir que su máxima ocupación es que quien esté junto a él se sienta a gusto. Siempre una palabra agradable, una sonrisa y un trato cariñoso y cercano.
Así recibió el titular de la orgánica SM La Patrona, siempre escudado por su más que eficaz hijo Javier, a los 18 monteros en una fría y ventosa mañana de domingo, que acudían a su cita anual con los guarros y los muflones de La Noria.

la noria (4)
De las cuatro espléndidas manchas de las que dispone en la actualidad el coto, el 28 de diciembre tocaba cazar La Carnicera, sin duda la más emblemática y conocida dentro del panorama montero nacional, donde la encina, el embalse de Zufre y la espesura de sus jarales constituyen el hábitat ideal para la proliferación del Sus scrofa, ya que en él encuentra el alimento, el agua, el refugio y la tranquilidad que tanto demanda. Por ello, por el respeto a las reses durante todo el año que dispensa la guardería de la finca y por la grata experiencia de años anteriores, el éxito a priori estaba asegurado, pero había que refrendarlo en el campo. Y así fue.

la noria (7)
La seriedad y el compromiso de la propiedad se hizo patente ya desde la recepción a los monteros y, tras las ricas migas, las amigables charlas y la pertinentes explicaciones del propietario y orgánico (seguridad y respeto ante todo) se procedió al sorteo de la decena y media de puestos, once de ellos situados en torretas, dispuestos en tres armadas: Los Pilares, con 7 puestos, Las Cacerolas, con otros 7, y El Arroyo del Rey, con 4 puestos.la noria (5)
Las diez rehalas que batieron la mancha trabajaron de manera formidable. Desfilaron por el monte una y otra vez y se dejaron la piel logrando sacar a los viejos y grandes macarenos de sus encames, haciéndolos cumplir hacia los puestos, donde los cazadores vivían lances y momentos de mucha emoción.
El trabajo de rehaleros y canes se tradujo en no pocas ocasiones en peligrosos navajazos de los grandes jabalíes, lo que originó trabajo extra para el veterinario que, con gran destreza, arregló los ‘descosidos’ que los guarros produjeron a los perros. Gracias, José María.la noria (9)
El festival fue total, como si de fuegos artificiales de una feria se tratara. El estruendo en el monte no dejó de escucharse ni un solo segundo. Hubo puestos, como el nº 4 de la Traviesa del Rey, que se quedó, literalmente, ¡sin balas!la noria (8)
Tras casi cuatro horas de experiencia montera inolvidable, las caracolas de los perreros se empezaron a escuchar, dando por finalizada la cacería. La llegada de los monteros al cortijo era muy expresiva: sonrisas, abrazos y testimonios de los buenos momentos vividos.

la noria (10)Tras un copioso y selecto almuerzo, los cazadores se acercaron a la junta de carne para contemplar a los 106 guarros abatidos y cobrados (entre ellos 45 bocas y muchas de ellas con premio) y 14 muflones (también medallables), con enorme calidad.

la noria (2)
El recuerdo, por tanto, del Día de los Inocentes, en La Noria perdurará mucho tiempo en el recuerdo de los monteros. Enhorabuena a Francisco Lucas y a todos sus colaboradores por el gran éxito obtenido.

Una crónica de Javier Galdón y Joaquín López Sáez

FICHA
Organización: SM La Patrona
Finca: La Noria
Mancha: La Carnicera
Provincia: Huelva
Fecha: 28 de diciembre
Puestos: 18
Rehalas: 10
Jabalíes: 106
Muflones: 14

One Comment

  1. Donde se puede conseguir el teléfono para poder acceder a cazar en esa finca que parece muy bun grupo de amigos 625238355

Deja un comentario